Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una española conquista Broadway con teatro en inglés

Mar Gómez Glez estrena en junio su obra ‘39 defaults’

La dramaturga ya recibió buenas críticas en 2011 por ‘Wearing Lorca´s bowtie’

La dramaturga Mar Gómez en su casa de Nueva York.
La dramaturga Mar Gómez en su casa de Nueva York.

Si estrenar en Broadway es un sueño inalcanzable para muchos, para un autor español es poco más que una quimera. Sin embargo, si hay un escenario en el que las ilusiones pueden hacerse realidad es la ciudad de Nueva York. Un ejemplo es el de la escritora española Mar Gómez Glez, que en junio estrenará su obra 39 defaults, escrita en inglés, durante el festival de teatro en español Stage Fest. La MaMa Teather también la ha programado para 2013.

La dramaturga, menuda pero de mirada intensa y decidida, nació en Madrid hace 34 años y se mudó a la Gran Manzana en 2007 para estudiar un doctorado en la Universidad de Nueva York –aunque previamente se enamoró de la ciudad durante su estancia en el Vassar College en 2004-. La escritora acaba de ganar el Premio de teatro Calderón de la Barca 2011 por Cifras. El autor del prólogo, el director de escena Mike Bradwell, define su estilo como una mezcla entre Chéjov y los Monty Python. “No podía haber recibido un halago mayor”, ríe Gómez, que en 2007 también fue galardonada con el Premio Beckett por su primera obra de teatro, Fuga Mundi. En 2010 publicó su primera novela, Cambio de sentido (Paréntesis, 2010) y ahora está a punto de finalizar un libro de relatos.

La escritora advierte de que puede contar poco sobre su próximo estreno pero explica desde su apartamento cercano a Union Square, pequeño pero con unas enormes ventanas que dejan pasar la poca luz de un día plomizo y lluvioso, que trata sobre la llegada a Nueva York de un activista catalán, acusado de defraudar a 39 bancos españoles, y su encuentro con la chica que le presta su apartamento durante su estancia en esa ciudad. La obra, dirigida por el argentino Julián Mesri y en la que solo intervienen dos actores, Pep Muñoz y Kelly Haran, está pensada para interpretarse en apartamentos y surgió durante las manifestaciones en Nueva York en apoyo al movimiento 15-M en España.

La actualidad y el secreto

Los temas que subyacen en los argumentos de la obra de Mar Gómez Glez están cercanos a la actualidad. En su última obra de teatro, Cifras, se aborda el drama de los náufragos rescatados por el buque español Francisco y Catalina mientras esperaban una decisión por parte de las autoridades italianas sobre su destino; en 39 defaults el movimiento 15-M está como telón de fondo y en su novela Cambio de Sentido, la tragedia del Prestige es un protagonista más. “Estamos condenados y salvados por el momento en el que vivimos. Lo que está pasando se refleja en cómo se comporta la gente. Las cosas no suceden por casualidad”.

El gusto por el secreto también merodea en las páginas escritas por Gómez, quizás contagiada por sus autores de cabecera, Roberto Bolaño, Patricia Highsmith y Joseph Conrad, todos apasionados por horadar en lo más profundo, por desvelar lo oculto. “Conrad supo llegar al fondo y poner de manifiesto el misterio de la diversidad humana que es eso que nos mantiene unidos”

Gómez, que jamás ha estrenado en España, sí ha visto en otra ocasión una obra suya en el off Broadway. A finales del año pasado el teatro The Duke albergó durante dos semanas la representación Wearing Lorca´s bowtie, coescrita en inglés con la dramaturga holandesa Judith Goudsmit, inspirada en extractos de escritos del poeta granadino y que mereció reseñas por parte de The New York Times y otras revistas de crítica especializada. “Es lo más potente que han hecho artistas españoles en colaboración con otros extranjeros en esta ciudad”.

La elección del inglés para escribir sus obras de teatro es eminentemente práctica. “Aunque hay un circuito de teatro en español, también es muy reducido y me di cuenta de que para estrenar aquí había que hacerlo en su propio idioma”. Gómez, que aprendió el inglés tarde, ha descubierto en este idioma palabras que para ella tienen “un punto de extrañeza” y que son el vehículo perfecto para poder expresarse en el ámbito de la dramaturgia. Sin embargo, la autora no se cierra a usarlo en el futuro también para sus novelas.

La fascinación del off Broadway por sus obras, con apenas tres dramas escritos, es algo que en España solo podría haberle pasado en otro momento de su carrera, sostiene. “Aquí, si algo es bueno, primero aplauden y después preguntan quién lo ha hecho, en España lo que importa no es el producto sino quién eres”. No obstante, es consciente de que ahora con su Premio Calderón “bajo el brazo” quizás se le abran las puertas de la escena de su país.

En su periplo de Madrid a Broadway “los encuentros” que le han sucedido a la autora han sido fundamentales. “Si el Instituto Cervantes no me hubiera propuesto participar en una exposición multimedia con otros artistas iberoamericanos jamás hubiera escrito mi primer texto en inglés”, indica. La lista de esos encuentros se remonta a 2004, cuando se topó con la ciudad de Nueva York al llegar al Vassar College en la ribera del Hudson, a donde recaló huyendo de la frustración del sistema académico español. Continúa en 2005 en la Residencia de Estudiantes de Madrid donde llegó becada (la primera dramaturga) para escribir la que sería su primera obra de teatro, Fuga Mundi, -“Fue una experiencia maravillosa, me abrió las puertas de un mundo literario joven que desconocía”- y se consolidó cuando en 2007 regresó a la Gran Manzana y conoció a los escritores latinoamericanos de la ciudad. “Conocí a unos autores con los que nunca hubiera podido tener una relación tan cercana y mi evolución literaria fue bestial al recibir estímulos constantemente”.

Cuando te das cuenta de que tienes libertad para romper pautas compruebas que eso para tu actividad creativa es brutal"

Pero más allá de los encuentros, la obra y la vida personal de Gómez se explican por su búsqueda de la libertad, una libertad que finalmente ha encontrado en EE UU. “Lo que me ha enseñado esta ciudad es que todo se puede hacer, cada día es un nuevo comienzo. Vine aquí con una estructura ordenada sobre mi vida, comía a las horas y las mismas veces que en España…., pero cuando te das cuenta de que tienes libertad para romper pautas y de que, cuando lo haces, se abre ante ti un mundo infinito de posibilidades… compruebas que eso para tu actividad creativa es brutal”. Una libertad que está sirviendo a Gómez para adentrarse y explorar mundos literarios nuevos “Ahora en mis relatos mezclo ciencia ficción y voces, algo que en España no entendía que podía hacer”.

Una libertad que va a seguir explorando en Los Ángeles, a donde planea mudarse a finales de 2013 junto a su compañero, el guionista James Windeler. “Ya me han advertido que es en California donde está el mundo cultural latinoamericano con los medios económicos”. Un nuevo reto, un nuevo jalón a tachar en la lista de sueños cumplidos de Gómez.