Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores acusan al Gobierno de no conocer la industria audiovisual

Pedro Pérez, presidente de los productores critica duramente a Cristóbal Montoro por sus declaraciones sobre TVE

El cine español sufre un descenso de un 36% en el número de rodajes en un año

El nuevo modelo de negocio empezará a funcionar en 2013

Los actores Miguel Ángel Silvestre y Oriol Vila a su llegada a la gala inaugural de la decimoquinta edición del Festival de Cine Español de Málaga.
Los actores Miguel Ángel Silvestre y Oriol Vila a su llegada a la gala inaugural de la decimoquinta edición del Festival de Cine Español de Málaga. EFE

Incertidumbre es la palabra que mejor califica el momento que está viviendo el sector del cine español. Incertidumbre ante la falta de un modelo de negocio que sustituya al hasta ahora vigente. El presidente de los productores, Pedro Pérez, en su ya clásica comparecencia en el Festival de Cine de Málaga, ha apuntado esta mañana a la necesidad de unas reglas del juego definidas para sacar del bache a la industria cinematográfica, aunque, matizó, que el cine español está más vivo que nunca y aseguró que la situación no es para nada de debacle, pero sí de preocupación. Aunque escuchando los datos ofrecidos por el presidente de la FAPAE sobre el descenso de asistentes a las salas de cine, caída en picado de los espectadores a películas españolas y aumento del desempleo en el sector audiovisual no parece que hayan muchos motivos para el optimismo, Pérez quiso dejar claro que ese modelo de negocio -ayudas directas y desgravaciones fiscales- estará listo para el 1 de enero de 2013. Hasta esa fecha Pedro Pérez animó a los productores a seguir avanzando en sus proyectos siguiendo las mismas líneas vigentes marcadas por la ley de Cine.

El presidente de la FAPAE (Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España), tuvo durísimas palabras contra el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. “Es doloroso escuchar al señor Montoro decir que hay que suprimir las series de producción española de TVE, sin referirse a los 81 millones de euros que en 2011 se dedicaron desde la cadena pública a comprar películas norteamericanas. Es incoherente que se refiera a las series como algo relacionado con el ocio. ¿Es que lo que viene de fuera es cultura?”, se preguntó Pérez, para quien el ministro no conoce la industria audiovisual y lo demuestra con sus declaraciones. “Nos estamos jugando mucho. Nos hemos callado ante los ajustes y estamos dispuestos a hacer más con menos, pero no nos vale que sea el ministro de Hacienda quien decida la parrilla de la televisión pública”.

Los datos que hizo públicos Pérez no son nuevos, pero no por ello dejan de ser menos alarmantes. A fecha de ayer, 20 de abril, la industria cinematográfica ha sufrido un descenso de un 47,6% con respecto a la misma fecha del año anterior -33 frente a 63- y también en cuanto al número de películas producidas en el mismo periodo que han pasado de las 55 del año 2011 a las 35 de este año (un 36,3% menos). Las cifras sobre asistencia a las salas tampoco dan para muchas fiestas. La taquilla global ha caído un 16% con respecto al año anterior, con 180,98 millones de euros recaudados frente a los 214 millones de euros de 2011. Ese 16% de caída global se dispara a un 42% si nos referimos en concreto a las películas españolas. De los 43,5 millones de euros recaudados desde el 1 de enero hasta el 20 de abril de 2011 se ha pasado en el mismo periodo de este año a 23,5 millones. La cuota de mercado está en estos momentos en un 13%. Pérez quiso matizar estos datos apuntando que la recaudación en España es siempre inferior la del primer semestre del año que la del segundo y que en 2011 se vivió en las taquillas del cine español el fenómeno de Torrente IV, de Santiago Segura, que salvó del desastre a la industria. “Este año no hay fenómeno Torrente”, se lamentó Pérez.

A la comparecencia del presidente de los productores asistió en primera fila la directora del ICAA (Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales), Susana de la Sierra, además del realizador Imanol Uribe, el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, el crítico Diego Galán y el director de la Seminci de Valladolid, Javier Angulo, entre otros.

Pérez anunció que ya se ha acordado con la Administración un calendario para poner en marcha el nuevo modelo. Se ha enviado un decálogo de nueve puntos a los responsables del ministerio en el que se definen los plazos a marcar para el futuro. Según Pérez, será en el mes de junio cuando tenga que finalizar el plazo para definir exactamente el tipo de desgravaciones fiscales para el sector del cine –“nosotros exigimos que sea de un 40% porque será la única posibilidad de que esta industria pueda seguir subsistiendo y si se baja de esta cifra nos tendrán que compensar con ayudas directas”- y desde julio a noviembre se procederá a la tramitación, aprobación y publicación en el BOE. De esta manera, esperan los productores, el nuevo modelo debería de estar funcionando en 2013. Hay que tener en cuenta que este cambio en el modelo necesita de la autorización de la Comisión Europea que está elaborando una comunicación sobre las ayudas al cine.

¿Qué pasa mientras tanto? “Pues que hay una ley de Cine en vigor y que hay que seguir haciendo proyectos como hasta ahora”, apuntó el presidente de la FAPAE, que volvió a mostrar su preocupación por la situación que se vive en TVE y pidió consenso y responsabilidad entre los dos principales grupos políticos.