Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella ‘ficha’ al exdirector del Niemeyer para la programación cultural de Madrid

Natalio Grueso será responsable de la gestión y programación de los teatros y centros de arte dependientes del Ayuntamiento

Entre ellos, el Teatro Español, el Matadero, el Circo Price, el Fernán Gómez, el Centro Conde Duque y el Palacio de Cristal

Natalio Grueso.
Natalio Grueso.

La venganza es un plato que se sirve frío, o no tanto, a veces templado y hasta caliente, como es el caso. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha ofrecido a Natalio Grueso, exdirector del Centro Niemeyer de Avilés, la gestión, coordinación y programación de todos los teatros y centros culturales dependientes del Ayuntamiento. De llegar a un acuerdo que parece más que probable, Grueso se haría cargo directamente de importantes infraestructuras culturales de la ciudad como el Teatro Español, las Naves del Matadero, el Teatro Fernán Gómez, el Circo Price, el Centro Cultural Conde Duque, la Casa de Vacas o el Palacio de Cristal del Retiro.

Se trata, sin duda, de un fichaje cultural de alto calado político, y en ese calado va implícita la mencionada noción de venganza. El pasado 11 de diciembre, el Centro Niemeyer cerraba sus puertas tras una cruda batalla entre los gestores políticos del Principado –con su presidente Francisco Álvarez Cascos a la cabeza- y el equipo de Natalio Grueso. El Foro Asturias, partido de Cascos y escisión del Partido Popular, había acusado a los responsables del Niemeyer de graves irregularidades en la gestión basadas, fundamentalmente, en una serie de gastos sin justificar; estos, a su vez, anunciaron acciones legales contra Álvarez Cascos. Todo ello, además de graves desacuerdos sobre el cambio de estatutos en el Patronato de la Fundación, acabó con el insólito cierre del Niemeyer, una equipación cultural cuyo diseño fue un regalo a Asturias del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, que costó 44 millones de euros y que apenas llevaba seis meses funcionando. Ahora, el PP, enfrentado con el Foro desde que Álvarez Cascos anunció la formación de un nuevo partido, se lleva a Natalio Grueso a Madrid, y con amplios poderes en materia de gestión cultural.

El ‘aterrizaje’ de Grueso en el equipo de Ana Botella tiene como objetivo principal convertir Madrid en una ciudad de turismo cultural. No hay que olvidar que, como director del Niemeyer, llevó hasta Avilés a personajes como Woody Allen, Kevin Spacey, Wole Soyinka, Brad Pitt, Jessica Lange, Carlos Saura, Paco de Lucía, Gilberto Gil o Barbara Hendricks. El rango del nuevo hombre fuerte de la cultura madrileña equivaldría, en la práctica, al de un director general con atribuciones de coordinación, gestión y programación; los responsables directos de todos estos teatros y centros culturales actuarían bajo su tutela.

La oferta formal recibida por Natalio Grueso le fue cursada personalmente por Fernando Villalonga, concejal de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, y llega en un momento de apreturas económicas en el que algunas infraestructuras culturales de la ciudad se encuentran en duda y sin cabezas visibles en su dirección, como por ejemplo, el Centro Cultural Conde Duque. Villalonga fue nombrado por la alcaldesa Botella a finales del pasado diciembre, en sustitución de Alicia Moreno y tras haber ocupado puestos de responsabilidad: consejero de Educación y Cultura en la comunidad de Valencia, cónsul en Nueva York y secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica con José María Aznar.