Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quiere cocinar a Vargas Llosa?

El Instituto Cervantes publica 'El sabor de la eñe', un recetario a partir de los textos de 57 autores españoles y latinoamericanos

¿Quiere cocinar a Vargas Llosa? Ampliar foto

¿Quiere preparar un cebiche peruano como el que cita Fernando Iwasaki en Inmenso Estrecho II, una enchilada mexicana como la citada en Tinísima, de Elena Poniatowska, un sándwich de chola boliviano a la manera de Palacio quemado, de Edmundo Paz Soldán, o el tacacho que preparaban en Pantaleón y las visitadoras, de Vargas Llosa?

El Instituto Cervantes acaba de publicar El sabor de la eñe, un recetario con 59 propuestas para preparar entradas, platos principales, postres o bebidas, que figuran en algunas de las novelas más conocidas de autores españoles o latinoamericanos (Almudena Grandes, Laura Restrepo, César Aira, Alfredo Bryce Echenique o Santiago Roncagliolo, entre otros). Arepas venezolanas, humitas ecuatorianas, ajiacos colombianos, tamales cubanos, tortilla de patatas española, cebiche peruano, sancocho panameño o alfajores chilenos… algunos de los platos más representativos del mundo hispanohablante figuran en el recetario.

Ahí va una propuesta de menú (entrada, plato principal y postre) con eñe.

Alboronía: fritada de berenjenas, tomate, calabaza y pimiento, todo ello picado y revuelto.

“Cuando el general abrió los ojos se dio cuenta de que el reloj seguía en la una y siete. José Palacios le dio cuerda, lo puso de memoria, y enseguida confijmó que era la hora correcta en sus dos relojes de leontina. Poco después entró Fernanda Barriga y trató de hacerle comer al general un plato de alboronía”. El general en su laberinto. Gabriel García Márquez. (Colombia)

Cebiche: preparación tradicional peruana a base de pescado crudo, marinado en jugo de limón y especias, que generalmente se acompaña con maíz y batatas.

“Pero no importa, porque yo también me voy a mandar con un cebiche mentiroso, o sea, sin rocoto, sin choclo y sin limón… Endemás aquí nuay buen pescao pal cebichito: nuay cojinova, nuay tollo, nuay corvina y a los lenguaos diaquí hay que prepararlos con lupa”. Inmenso estrecho II. Fernando Iwasaki. (Perú)

Bartolillo: pequeño pastel de pascua típico de Madrid, generalmente, de forma triangular, y relleno de crema dulce.

“Hortensia efectuó el encargo a la manera inmortal de las señoras del barrio de Salamanca: primero se caló las gafitas de la miopía leve y después retrocedió dos pasos para abarcar el surtido desplegado a la altura de las piernas de un adulto. Tuvo así que arquear la cintura hasta el nivel expuesto y ladear el rostro para distinguir la mercancía a través del cristal. Y con esa insinuación de su cuerpo que Hortensia no exageró, segura de que le bastaba para coronarse reina de corazones, fue destacando, uno a uno, los bartolillos que elegía, con una dicción afianzada en el perfecto conocimiento de la materia”. Romanticismo. Manuel Longares. (España)