Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Mota se estrena en Valencia en la gran pantalla

Protagoniza la película de Álex de la Iglesia 'La chispa de la vida'

El cineasta vasco Alex de la Iglesia ha reivindicado este miércoles "la dignidad de la persona" frente al "circo mediático, político y social que nos rodea a todos, como una especie de prisión en la que tenemos que vivir". Pero lo ha hecho desde esa 'chispa de la vida' que descubre que siempre hay una salida y una posibilidad de salir adelante dentro de la actual crisis de valores.

Así lo ha manifestado en Valencia durante la presentación oficial de su última película, La chispa de la vida, que se estrenará en las salas españolas el próximo viernes 13 de enero con un reparto encabezado por el conocido humorista televisivo José Mota en su debut en la gran pantalla junto a Salma Hayek, Fernando Tejero, Juan Luis Galiardo, Blanca Portillo, Carolina Bang, Antonio Garrido, Santiago Segura, Manuel Tallafé, Juanjo Puigcorbé, Eduardo Casanova, Guillermo Toledo, y los valencianos Oskar Ramos y Ferran Gadea.

La cinta cuanta la historia de Roberto (José Mota), un publicista en paro rechazado por todas las agencias con una situación económica desesperada. Ya nadie valora que fuera el creador del archiconocido slogan la chispa de la vida de Coca-Cola. Todo cambia cuando sufre un accidente que le hace debatirse entre la vida y la muerte.

Queda atrapado de tal forma que ni el Samur, ni los bomberos, ni siquiera los médicos se ponen de acuerdo en cómo rescatarlo. Lo absurdo y dramático del suceso provoca el interés de los medios de comunicación. El protagonista decide aprovechar su experiencia como publicista para explotar la situación y contrata a un representante.

La idea es simple: vender la exclusiva a las televisiones y solucionar para siempre el futuro de su familia. Luisa (Salma Hayek), su mujer, llega al lugar del accidente y asiste impotente al espectáculo generado alrededor de su marido. Intenta convencerle de que desista de su idea, pero la obsesión de Roberto por conseguir la exclusiva es cada vez mayor.