Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se desprende un fragmento del Coliseo

El choque de una paloma contra uno de los muros del monumento provoca un pequeño derrumbe en la fachada

Ha bastado una paloma y un muro externo del Coliseo se ha desprendido un fragmento de toba (piedra caliza). El pequeño derrumbe, registrado sobre las 12.30 de hoy, fue denunciado por algunos turistas que alertaron a la Policía Municipal. Los bomberos, como precaución, han cercado la zona para evitar nuevos incidentes. No hubo ningún daño personal, pero sí uno simbólico a la ya comprometida credibilidad de Italia como tutora de su inmenso patrimonio artístico.

El anfiteatro, construido entre los años 72 y 80 después de Cristo en honor a la dinastía de los emperadores Flavia, estaba esta mañana repleto de turistas, alentados por la entrada gratuita al monumento con motivo de las Navidades. "Pero el suceso no suscitó alarma alguna, casi nadie de los presentes se dio cuenta", minimizó Rossella Rea, directora del Coliseo, en declaraciones a la agencia ANSA. El día soleado, con una suave temperatura, ha favorecido el éxito de la apertura extraordinaria del monumento. "Contamos mucha más gente que hace dos años, cuando entraron cuatro mil personas solo en una mañana", apunta Rea.

El Coliseo es la joya de la corona del patrimonio artístico e histórico de Italia: tres millones y medio de personas pasearon por sus escaleras elípticas en 2009 y pagaron entradas por un total de 30,4 millones de euros. Sin embargo, tal capacidad de ganancia no le garantiza a la antigua arena los cuidados que precisaría. En noviembre, tras visitar el anfiteatro, Francesco Giro, vicesecretario de Cultura, lanzó una alarma: "El monumento sufre cerca de tres mil lesiones y de fisuras difusas pero no peligrosas". El Estado, que se queda con los beneficios de los billetes de entrada, no ha sido capaz de frenar el desgaste progresivo de la construcción, que en 1980 fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco. Tanto que de los cuidados necesarios para preservarla y restaurarla se va a encargar el empresario Diego della Valle. El dueño de la firma de zapatos Tod's comenzará con la restauración del anfiteatro romano, el próximo marzo. Pagará 26 millones de euros y a cambio se quedará con los derechos de la imagen del monumento.

Más información

  • El choque de una paloma contra uno de los muros del monumento provoca un pequeño derrumbe en la fachada