Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas se manifiestan en Avilés en apoyo al Centro Niemeyer

Los avilesinos recorren las calles de la ciudad asturiana para mostrar su rechazo a la paralización de la actividad cultural en la institución

Varios miles de personas -unas 3.000, según la Policía Local, y 4.000, según los convocantes- se han manifestado en Avilés en defensa de la continuidad del Centro Cultural Óscar Niemeyer, cuya gestión ha sido cuestionado por el Gobierno asturiano que preside Francisco Álvarez-Cascos.

La manifestación partió de la plaza de Santiago López y discurrió sin incidentes hasta el equipamiento cultural encabezada por dos grandes pancartas con el lema "Yo apoyo Centro Niemeyer" portadas por representantes del movimiento vecinal y de los comerciantes locales, que habían promovido la movilización.

A la protesta, iniciada hace ya varios días con el reparto de tarjetas rojas con el mismo lema por la ciudad, se han sumado representantes de todos los partidos políticos con representación municipal (PSOE, PP e IU), excepto Foro Asturias -el partido de Álvarez-Cascos- así como de los sindicatos UGT y CC OO.

Los manifestantes pretendían defender la programación cultural realizada hasta ahora en el centro cultural y reivindicar, según el portavoz de la Unión de Comerciantes, Agustín Gutiérrez, "el espíritu Niemeyer'' que ha permitido "situar internacionalmente" a Avilés e impulsar su resurgimiento cultural y económico.

Para la alcaldesa de la ciudad, la socialista Pilar Varela, la ciudadanía, "con su respuesta cívica", es la que tiene que decir "con claridad" al Gobierno regional que "tiene que plantear su posición respecto al Niemeyer de forma radicalmente distinta a como la ha planteado".

"El Niemeyer se ha convertido en un motor económico de primer nivel y no estamos para desperdiciar aquello que nos da riqueza", ha añadido Varela después de que los actuales responsables del centro hayan interpuesto un recurso administrativo tras la negativa del Principado a aceptar el cambio de estatutos que reducía su representación en el patronato.

La ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, instó ayer en Avilés -antes de la representación teatral de Ricardo III de Kevin Spacey- a hablar en el seno del patronato para encontrar "una solución consensuada y dialogada" que garantice la continuidad del mismo.

El Ejecutivo regional ha denunciado además unas supuestas irregularidades económicas en la gestión por parte de los actuales responsables del Niemeyer y ha rechazado la posibilidad de ceder al patronato de la Fundación Niemeyer (el equipo gestor del centro) la titularidad de un equipamiento en cuya construcción el anterior Gobierno invirtió 43 millones de euros.

Para sus actuales responsables, el Gobierno regional "pretende imponer su criterio y controlar la fundación para privar de independencia y libertad a la misma".

En esta polémica terció ayer también la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, cuyo departamento también forma parte del patronato del Niemeyer, y que se ofreció como mediadora entre ambas partes para buscar "una salida consensuada para un equipamiento cultural "de primera línea" y que resulta "fundamental" para la difusión de la cultura y para el desarrollo económico de Avilés.

El diseño del Centro Cultural Óscar Niemeyer, inaugurado hace seis meses, fue un regalo del arquitecto brasileño que le da nombre a la Fundación Príncipe de Asturias y pretendía reproducir en Avilés, una ciudad castigada por la reconversión siderúrgica, un cambio urbano y de modelo de desarrollo similar al generado en Bilbao por el Museo Guggenheim.