Will Smith, de vuelta al rap

El productor La Mar Edwards declara a la revista 'XXL' que están "trabajando en su regreso".- El actor lleva seis años sin componer, desde que en 2005 publicó 'Lost and found'

Entre ofrecer clases de seducción, recorrer en solitario un planeta diezmado por un virus asesino y partirles la cara a pistoletazos a alienígenas malvados sin ensuciarse apenas el traje, encontrar el tiempo para componer algo de rap debe de ser complicado. De Hitch a Soy Leyenda, pasando por el tercer capítulo de Hombres en negro, que se estrenará el año próximo, Will Smith lleva desde 2005 dedicándose alma y cuerpo al cine. Pero, al parecer, ahora quiere volver a su antigua pasión. "Estamos trabajando en su regreso", ha explicado el productor de hip-hop La Mar Edwards a la revista XXL.

Lost and Found (2005) fue el último disco que Smith sacó en solitario. Ocho años antes, en 1997, las radios habían empezado a reproducir las notas de Gettin' Jiggy with it, el primer sencillo de Big Willie Style, primer álbum de rap de aquel joven negro de 29 años que se había hecho famoso con la serie televisiva estadounidense El príncipe de Bel-Air y pegando patadas a los extraterrestresde Independence day.

Más información
Los Smith arrasan en familia
La carrera presidencial de Will Smith

El álbum vendió cientos de miles de copias y fue disco de platino en Reino Unido y en EE UU. Desde entonces, Smith trató de conjugar cine y rap. Un año después, en 1999, hizo de vaquero de Wild wild west a la vez que sacaba segundo álbum, Willennium.

Luego llegaron Born to reign (2002), Lost and Found y una pausa musical bastante larga que parece estar a punto de terminar. Más le valdrá escribir rápido: la próxima hazaña en las grandes pantallas seguramente esté a la vuelta de la esquina.

Will Smith y su esposa Jade, con sus hijos Jaden y Willow.
Will Smith y su esposa Jade, con sus hijos Jaden y Willow.GETTY
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS