Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Contra las erratas, 'wikidickens'

Una universidad británica recurre a cientos de voluntarios 'online' para librar de errores la digitalización de las 30.000 páginas de los periódicos literarios que publicó Dickens en el siglo XIX

"No nos iban a dar el dinero por nuestra cara bonita". John Drew contesta al otro lado del teléfono con un español más que notable. Este investigador británico ha echado mano de cientos de voluntarios online para culminar el proyecto que dirige desde la Universidad de Buckingham: corregir la versión digital de los 1.101 semanarios (30.000 páginas) que cada miércoles, durante 20 años, publicó el insigne novelista Charles Dickens y que contaron con una audiencia de 300.000 lectores. Primero el Household Words (1850-1859) y luego, tras una disputa profesional que le llevó a autoeditarse, el All the Year Round (1858-1870).

Esos semanarios, dirigidos a las clases medias victorianas, fueron semillero de autores como Wilkie Collins o el periodista George Sala. Contenían novelas por entregas, algunas del propio Dickens (como Tiempos difíciles) que el escritor serializó para tratar de remediar sus pobres ventas.

Los voluntarios, y Drew, tienen un importante jalón en su camino el próximo mes de febrero. Porque 2012 será el año de Dickens en Reino Unido, cuando se celebrará el bicentenario del nacimiento del autor de Oliver Twist. Para entonces este proyecto de wikidickens (en alusión a los contenidos creados colaborativamente por usuarios de Internet, como la Wikipedia) pretende presentar escaneados (y limpios de las erratas generadas por la digitalización) un tomo completo de cada uno de esos dos semanarios.

Por su "cara bonita" Drew no iba a conseguir fondos para tamaña empresa, que arrancó en 2006: "sobre todo cuando ya había pasado la época en que conseguir una beca era relativamente fácil". Los voluntarios provienen de lugares de habla inglesa (además de Reino Unido, Australia, Estados Unidos...) y también de países como Bélgica y España. De 200 personas que hace un par de semanas editaban online los borradores escaneados hahora son ya más de 1.600... el motivo, la difusión del proyecto en medios como The Guardian y en la BBC.

Pero no solo se trata de llevar esas publicaciones íntegras al formato digital. Drew, un apasionado de las nuevas tecnologías y del espíritu originario de la Red, se propone algo más. En esas revistas casi nunca aparecía un nombre que no fuera el del propio Dickens, con lo que otro reto al que pretende responder el proyecto es el de identificar a los autores de todos los textos (se desconoce la autoría del 35% de lo publicado). Para ello los investigadores aplicarán sobre los textos digitalizados, y ya corregidos, el método ideado en 1987 por John Burrows: un sistema computerizado de estilometría que, teóricamente, permite saber quién ha escrito qué. No para ahí la cosa, el objetivo es aplicar además otro software que no solo convierte en archivos de audio los textos, sino que además los dota de una entonación con cualidades dramáticas, indica Drew.

Este investigador reconoce que pueden surgir críticas desde el ámbito académico en cuanto al rigor científico de una edición de Dickens revisada por voluntarios. Drew responde que no cualquier persona es admitida a participar en el proyecto y que su equipo de la universidad realiza un proceso de moderación sobre las contribuciones de los voluntarios, amén de varias relecturas de todo el material.