Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plácido Domingo, embajador de la lucha contra la piratería

El tenor español es nombrado presidente de la Federación internacional de la industria fonográfica

Plácido Domingo es el nuevo presidente de la Federación internacional de la industria fonográfica (IFPI en sus siglas en inglés). El tenor español hizo público su nombramiento en una rueda de prensa celebrada en la sede central de la organización en Londres. Su rol se centrará en promocionar internacionalmente y al más alto nivel las prioridades de IFPI, que incluyen la promoción de leyes de protección de la propiedad intelectual.

El cantante madrileño, que celebró su setenta cumpleaños a principios de este año, recordó que durante años pasaba el verano entero grabando discos en unos estudios de las afueras de Londres "Eso ya no existe. A lo más que pueden aspirar los jóvenes cantantes de ópera es a un DVD de una de sus actuaciones. El mundo del disco está desapareciendo pero considero que la tecnología puede ayudarnos a protegerlo. Me resulta muy triste toda la gente que está perdiendo su trabajo."

Además de su labor como cantante y director de orquesta, Domingo apadrina escuelas para jóvenes músicos en Washington, Los Ángeles y Valencia. "Soy consciente de que esos jóvenes necesitan asegurar sus vidas. Yo tengo una posición privilegiada, puedo vivir con desahogo, pero muchos cantantes de ópera sin recibir royalties, tendrán dificultades económicas cuando se retiren".

Su principal objetivo es utilizar su alto perfil para reunirse con dirigentes de gobierno y concienciar a los ejecutivos sobre a importancia de la protección de los derechos de autor: "No entiendo que los piratas se salgan con la suya. Apoyaré que se tomen sanciones contra quien se descargue música ilegalmente."

Entre los países señalados estará con seguridad España, cuya situación Domingo describió como "dramática". Según la IFPI nuestro país cuenta con la mayor índice de piratería de Europa. Sólo el 32% de la población española considera que las descargas ilegales de música son un delito, frente al 68% del Reino Unido o el 64% de Francia.

"El gasto de los españoles en música ha pasado de los 626 millones de euros en 2001 a los 127 en 2010. En diez años el valor del mercado musical ha caído un ochenta por ciento y esto incluyendo las compras digitales", afirmó durante la comparecencia Antonio Guisasola, el presidente de Promusicae (la patronal musical de España).

La internacional de la industria fonográfica pidió al gobierno en enero un endurecimiento de la Ley Sinde. "Lo que no es lógico" apuntó Guisasola "es que no se persiga a los usuarios que comparten ficheros, a pesar de que sea una infracción civil.