Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Chillida piden retomar las negociaciones con el Gobierno vasco pero de forma "rigurosa"

Los hijos del artista comparecen en el Parlamento vasco para explicar la situación del museo, cerrado en enero por sus pérdidas económicas

Ignacio y Luis, hijos del escultor vasco Eduardo Chillida (1924-2002), han manifestado hoy en el Parlamento de Vitoria su disposición a retomar las negociaciones con las instituciones vascas para reabrir al público el museo Chillida Leku, situado en Hernani (Guipúzcoa) y cerrado desde el 1 de enero por su déficit económico (perdió dos millones en 10 años). Los Chillida han matizado que la reanudación de las conversaciones, rotas en mayo, deben dar paso a una nueva etapa "más seria, rigurosa y profesional".

Los hijos del genial artista de San Sebastián han comparecido en el Parlamento a petición del PP. En sus primeras palabras desde que acabaron las conversaciones se han mostrado dispuestos a poner "el contador a cero" para empezar a hablar de nuevo con el Gobierno del lehendakari, Patxi López. Además, han afirmado que ellos nunca han contemplado las negociaciones como una compraventa, sino que querían ir más allá. No obstante, ponen como requisitos "la unidad de la colección en los actuales terrenos", "el carácter monográfico" de la obra que recoja el museo así como el derecho de veto "en lo que afecte a la salvaguarda de la obra y la imagen de Chillida". Por todo ello, la familia Chillida solicita que se dote al museo de una figura jurídica que garantice sus reivindicaciones.

El asunto del veto motivó, según la responsable de Cultura del Parlamento vasco, Blanca Urgell, el que ambas partes se levantaran de la mesa el pasado mes de mayo. Los Chillida hoy han asegurado que entienden el veto como "garantía de que se salvaguarda la imagen y obra" del artista "en su globalidad".

Todos los partidos con representación en el Parlamento: PSE, PNV, PP, Eusko Alkartasuna, Aralar y UPN se han mostrado a favor de que ambas partes vuelvan a sentarse a negociar.

La sombra de la negociación

La familia Chillida ha añadido que el museo está "teñido por la sombra de una negociación" que recuerdan con "tristeza y dolor" y que presenta "un futuro sembrado de incógnitas". Chillida Leku permaneció abierto entre los años 2000 y 2010 y su puesta en marcha y funcionamiento conllevó "importantes inversiones familiares", han destacado los hijos del escultor. También han dicho que el museo tuvo de media 81.000 visitantes al año " de los que el 91% estaban dispuestos a repetir" su paso por la finca de Zabalaga.

Los hermanos Chillida han hecho un poco de historia sobre las negociaciones que llevaron a abrir el museo. La casa Sotheby's valoró en 2008 las obras y los terrenos en 176 millones. La familia acordó la cesión de todo a las instituciones vascas por 112. El cambio de Gobierno en Euskadi y la crisis "hicieron que ese principio de acuerdo no se materializase", por lo que abrió un nuevo periodo de negociaciones que encalló en mayo de este año.

También han insistido en restar importancia a la cuestión económica "de la que no se ha llegado a hablar ni en profundidad". "Lo que queremos es proteger el legado de Eduardo Chillida", han agregado. Dada la situación de cierre, el museo continúa pero únicamente para el estudio e investigación de las obras de Chillida.