Justin mata a Bieber

Un público mayoritariamente adolescente enloquece en Madrid con el ídolo pop del momento

Si en vez de cantar Justin Bieber se dedicara a enseñar física cuántica las casi 14.000 personas que le han visto esta noche en el Palacio de los Deportes de Madrid ahora podrían aspirar al Nobel. La reacción que provoca este canadiense de 17 años sobre la pituitaria de su público (principalmente chicas adolescentes) es tal que, durante las dos horas que ha durado su primer concierto en Madrid, no hubo una frase, un gesto, que se le escapara a la turba de quinceañeras a sus pies. La mayor parte, de hecho, fue celebrado con chillidos dignos de descenso en montaña rusa, convulsiones de yonki en urgencias y lágrimas histéricas.

Así se espera que sea el mundo de Justin Bieber, ídolo de masas por antonomasia gracias tanto a sus canciones de pop y R&B como a su voz de chica y su encanto preadolescente. Tiene una caterva de niñas dispuestas a morir por él, a comprarle más de nueve millones de discos y recompensarle con al menos los 100 millones con los que cuenta. Y es el mundo en el que se convirtió Madrid durante un par de días.

Más información
La fiebre del flequillo rubio
Justin Bieber: el chico de oro
Medio millar de corazones adolescentes aguardan a Justin Bieber
Justin Bieber se someterá a una prueba de paternidad

De hecho, si alguien hubiera cerrado los ojos en la plaza de Felipe II a las cinco de la tarde, no hubiera sabido si estaba en un parque de atracciones o en la plaza de la Liberación en El Cairo. Entre las hipofíticas estampidas al parking porque pasaba un coche que a lo mejor transportaba al chavalín de oro, los gritos de guerra ("¡Jus-tin, Bie-ber!"), el impresionante despliegue de merchandising (camisetas, pulseras, deportivas, sudaderas, linternas...), los ocho desmayos que tuvo que atender el SAMUR y las caras pintadas de corazones, las miles de chicas que aguardaban al concierto parecían una masa uniforme y beligerante. "Es el día con el que voy a soñar toda mi vida, por Dios, el día que vi a Justin en persona", gimoteaba Adela, cacereña de 15 años. "No sé si podré tomar suficientes fotos".

A las ocho y cuarto, bañado de alaridos, un muchachote subió al escenario. Tenían poco que ver con él los recortes de revistas que las niñas habían puesto en pancartas. Sin el flequillo que le ha hecho famoso, levantando metro setenta del suelo, con constitución adulta, y una voz en transición que metía una docena de gallos por canción, parecía como si su propia imagen se le hubiera quedado pequeña. Si no hubiera comandado a las fans con esa característica mezcla de iconografía y sugestión; si no hubiera ejecutado a la perfección las desopilantes coreografías de Somebody to Love; si no hubiera tonteado tan profesionalmente con el público antes de cantarle su pegajosa Baby, hubiera parecido un imitador de karaoke.

Tras un retraso hormonal tan rentable como sospechosamente largo, Justin parece supeditar a Bieber, esa marca que tantos suspiros y mofas ha provocado. "Sigue siendo él pero como que no es él", se extrañaba Laura, de 13 años, a la salida. "Guapísimo es. Pero, ¿este? Este no era el de mi disco". Madrid le dio un martes de lujo a Justin Bieber. Justin lo agradeció con todo el Bieber que le queda.

Justin Bieber durante su actuación en el Palacio de los Deportes de Madrid.
Justin Bieber durante su actuación en el Palacio de los Deportes de Madrid.CARLOS ROSILLO
El ídolo juvenil Justin Bieber durante el concierto.
El ídolo juvenil Justin Bieber durante el concierto.BALLESTEROS (EFE)
Algunos llevan más de una semana haciendo cola, durmiendo en tiendas de campaña e incluso soportando la lluvia que ha caído en las últimas horas en Madrid. Para ellas, la espera merece la pena. Llevan todo este tiempo esperando verle a su ídolo: Justin Bieber.Vídeo: AGENCIA ATLAS
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS