Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Siendo agnóstico, creo en la redención católica"

Roland Joffé estrena 'Encontrarás dragones', biografía de Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei

Roland Joffé (Londres, 1945) domina el arte de contar historias paralelas como quedó claro en La misión. También le gustan los guiones hasta cierto punto espirituales, con una intención de trascender más allá de los acontecimientos, como Los gritos del silencio, La ciudad de la alegría o Creadores de sombras. Hace un tiempo llegó a sus manos un libreto sobre un español que fundó una institución llamada Opus Dei. Indagó en sus orígenes, se olvidó del posterior desarrollo de la Obra -ahorrándose de paso malos tragos- y reescribió la historia, ahora con dos protagonistas principales: Josemaría Escrivá de Balaguer y Manolo, un tipo de derechas que acabará infiltrado en el bando republicano.

Ahora está metido en 'Singularity', otra historia de amor y espiritualidad, que salta continentes y épocas

MÁS INFORMACIÓN

Encontrarás dragones, que así se llama la película, esconde en su publicidad que sea un biopic de Escrivá, aunque en la frase de los carteles asegure que todo santo fue antes hombre. "Es que yo creo en eso, en lo que decía Escrivá: 'dentro de cada uno de nosotros hay un santo'. Siento que a Escrivá le marcó una época, la Guerra Civil española, porque es cierto que los grandes hombres surgen en momentos únicos en la historia, y para mí el conflicto bélico español es algo más que un enfrentamiento fraticida: es un reflejo del mundo en esa época".

El londinense tiene un discurso claro, bien armado, a prueba de preguntas incómodas. "Sé que tocar el tema del Opus Dei en España es complejo, pero es que mi película no va de eso, va de espiritualidad, redención y perdón". El cineasta reflexiona sobre Nelson Mandela, sobre el perdón en las mujeres africanas violadas en los enfrentamientos de los últimos 20 años, y sobre la era actual, "la de los productos de masa, e incluyo los políticos de masas, gente que no ha existido hasta ahora, que nos aleja de nuestra semilla de ser humano". "No somos perfectos, eso nos hace humanos, pero a la vez nos hace únicos, y creo que la idea de redención, una idea católica, contiene ese tono de imperfección. Políticos de masas y radicales religiosos tienen un elemento común, esa negación del otro que sirve para autoafirmarse como por encima del resto. Estoy completamente en desacuerdo. Yo soy agnóstico -bueno, tampoco estoy seguro- pero respeto mucho algunos de los ideales católicos". Joffé enlaza así con Nelson Mandela, con un hombre que solo encontró en el amor la manera de poder superar décadas de dolor, humillación y muertes.

Productores del Opus

¿Hasta qué punto el Opus Dei está detrás del filme? Según su director, de manera muy individual (aunque sus dos productores pertenecen a esta institución y días antes del estreno han comprado miles de entradas para regalar y promocionar el filme entre instituciones cercanas a sus ideales). "Yo no hablo de eso, y si han puesto el dinero no han influido en la historia. Para mí, lo importante era que mucha gente cree que un santo es un superhombre, un ser por encima del resto, y encontré interesante cómo Josemaría -y él mismo ha acabado siendo santo- aseguraba que la santidad está dentro de nosotros y de cualquiera de nuestras acciones. Yo no digo que la vida de Josemaría fuera perfecta, sino que él luchó para que cada una de sus acciones fueran buenas".

El londinense continúa hablando de personajes, de personas, de su esfuerzo porque los primeros parezcan lo segundo, de su interés porque la Guerra Civil quedara perfectamente reflejada en la pantalla (solo se permite una licencia, la de poner en mitad de las calles madrileñas enfrentamientos entre barricadas, y se disculpa porque lo necesitaba para el hilo narrativo). Ahora ya está metido en Singularity, otra historia de amor y espiritualidad, que salta continentes y épocas. "Me encanta hacerme preguntas, provocar al espectador, que piense y él encuentre las respuestas".