Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los otros dos acusados de piratería exculpan al académico Manuel Sirgo

Uno de ellos admite que subió una película sin permiso a Internet y señala que abusó de la confianza del cineasta, quien de buena fe le había dado acceso a los filmes de la Academia de Cine.- La institución defiende a su miembro

Están muy arrepentidos y exculpan al cineasta Manuel Sirgo de la difusión en Internet de la película Ispansi, de Carlos Iglesias. Mfatroty y House (sus nombres en clave) son los dos hermanos de 33 y 40 años, residentes en Madrid, que ayer durante unas horas prestaron declaración policial junto a este miembro de la Academia de Cine, ganador de un Goya, Manuel Sirgo, bajo la acusación de difundir sin permiso en Internet material protegido por derechos de autor. A tenor de las palabras de su ya exempleado fue Sirgo quien, actuando de buena fe y confiando en él, le dio acceso al sistema de visionado de películas de la Academia, denominado Veomac. Los tres acusados fueron puestos en libertad anoche y sus testimonios han quedado a disposición judicial.

La operación se desencadenó a raíz de una denuncia de la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA), organización que había localizado en Internet una copia procedente de la Academia de la película Ispansi, de Carlos Iglesias. Mfatroty y House eran los administradores del blog totaldirecto2.blogspot.com, ya clausurado, donde enlazaban películas alojadas en el portal Megaupload . Películas que el usuario podía descargarse de manera directa.

Habla House, hasta ayer empleado en la productora de Sirgo, 12 Pingüinos, en la que trabajaba coloreando fotogramas. "Llevaba cuatro años en paro y él me dio trabajo. Es un pedazo de pan y como tiene un corazón muy grande me dijo: 'mira, para que visiones aquí en el ordenador las películas de los académicos, que tú entiendes'. Estúpido de mí que, como tenía el blog de mi hermano, la capturé [la película] y la subí [a Internet]. Pero Sirgo no conoce nada, ni se ha descargado nada, ni nos estamos enriqueciendo".

Mfatroty, que no trabajaba para Sirgo pero le conoce del vecindario, afirma que a él también le han despedido (no quiere que se publique su anterior empleo). Su empresa ha motivado el despido por "cuestiones de imagen", asegura. Por vía telefónica y con tono tranquilo, asegura que él y su hermano son tipos corrientes, sin ánimo delictivo. Dice que montó su blog hace año y medio para ganar algo de dinero, dado que llevaba tiempo en paro. "En un principio el blog lo hice para conseguir puntos de Megaupload que, como sabes, cuando llegas a muchos millones de descargas te empiezan a pagar cien dólares. Pero no hemos llegado ni a los seis meses Premium. Yo me bajaba las películas de otros sitios, por ejemplo de Exvagos.es [página que esta semana han cerrado las autoridades de EE UU] y luego las subía a Megaupload. En mi ordenador no hay nada".

Imposible hablar hoy con Manuel Sirgo, quien se ha limitado a expresarse por medio de un comunicado remitido a la agencia EFE. En él, Sirgo asevera que "todo lo ocurrido se debe a acciones de terceros". El académico acusa a profesionales de su productora de haber "utilizado información personal e intransferible" de su propiedad "para acceder a los datos digitales de la Academia" sin su consentimiento. Sirgo considera "inaceptable" su vinculación a "tramas de pirateo". "Nunca he utilizado mis condiciones profesionales de académico y de empresario para piratear cinta alguna en Internet. Este hecho está causando un grave perjuicio a mi imagen personal y profesional y, sobre todo, a mi honor", explica, y añade que su productora, 12 Pingüinos Dibujos Animados, y él mismo adoptaran "las pertinentes acciones legarles" para defender su honorabilidad y la de un conjunto de profesionales "plenamente respetables y respetados". En la productora trabajan 30 personas y colaboran otras 20.

El cineasta y presidente de la Academia de Cine, Alex de la Iglesia, en declaraciones a EL PAÍS, se ha limitado a expresar que siente mucho lo ocurrido. "No quiero añadir más ruido al que ya hay", ha dicho, y se ha remitido al comunicado difundido esta mañana por la Academia. En él, esta institución ha expresado su apoyo incondicional a Sirgo: "La Academia lamenta profundamente el daño moral y profesional que se ha causado a Manuel Sirgo, y apoya su presunción de inocencia, derecho constitucional que debe ser respetado en todos los casos". En declaraciones a Onda Cero, el cineasta Carlos Iglesias ha indicado que el propio Sirgo le llamó y le juró "por sus hijos" que él no era responsable del pirateo y que las claves le habían sido sustraidas".