Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la búsqueda del chico 'cibelino'

Una página web de moda organiza un concurso para buscar a los chicos más representativos de Cibeles, que han desfilado el último día en la pasarela madrileña

No es un desfile normal. Por las entrañas de Cibeles se entremezclan chicos con rastas en bañador, muchachas con sombrero de paja y pintas ibicencas, pijos con chaqueta de cuadros, jovencitas vestidas de Zara de los pies a la cabeza... Y todo mezclado con bolsos enormes, mucho botín y muchísimo pintalabios rojo. Una mezcla un tanto atípica de un desfile clásico, pero este no lo es: en él se elige a los chicos más representativos de Cibeles: los llamados cibelinos.

El desfile Cool People (que se podría traducir como gente cool o gente guay) es la traca final de la Cibeles Madrid Fashion Week. En el último día de la semana de la moda madrileña, 60 jóvenes recorren la pasarela con su propia ropa, que previamente han enviado con una fotografía a la organización. Este es un desfile profesional, aseguran sus organizadores: con el regidor del EGO, que trae y lleva a los modelos durante el desfile -"buscamos la espontaneidad, dentro de la seriedad y la profesionalidad de una pasarela, aunque no pretende ser una copia de una oficial", cuenta-, con la música seleccionada por la organización y con un estilista que "no les cambia nada, solo les orienta a partir del look que hayan elegido", cuenta Pepe Reblet, director de la publicación Centro de Moda Online, que es la organizadora de la primera edición de este evento. Para Reblet se trata de "un experimento". "Por primera vez se van a subir a una pasarela internacional chicos de la calle", asegura.

Para sus organziadores se trata de "un experimento": "Por primera vez se van a subir a una pasarela internacional chicos de la calle", aseguran.

"Buscamos -por este orden-: actitud, look y atractivo físico. Personalidad y estilo. Y que sean mayores de 18 años".

Al estand se acercan más chicas que chicos, pero a la hora desfile ellos son más. Y, para asombro de muchos, ellos tienen bastante más estilo.

Todos los que han querido ser parte de este desfile han tenido dos opciones: las redes sociales o la propia Cibeles. "Unas 900 personas se han apuntado al concurso en total, la mayoría a través de las redes sociales", explica Reblet. Además, un estand dentro del llamado Cibelespacio -la zona de IFEMA que rodea la pasarela, donde se agrupan marcas de moda o revistas- donde todo el que pasara ha podido apuntarse. Solo durante el viernes y el sábado se inscribieron unas 40 personas. El concurso se cerró el lunes y desde ese momento los seleccionados podían verse en la web de Centro de Moda Online.

Las normas para participar son claras, como cuenta Reblet. "Buscamos -por este orden-: actitud, look y atractivo físico. Personalidad y estilo. Y que sean mayores de 18 años. Nos encantaría tener a mujeres y hombres de 40, 50, o 60 años, pero la mayoría son jovencitos". El jurado que elige a los cibelinos está compuesto por el propio Reblet y por periodistas especializados en moda, directores de publicaciones, los diseñadores Juan Duyos y Ana Locking, la directora de Cibeles, Leonor Pérez Pita, o el fotógrafo oficial de la pasarela. Como premio, dos reportajes fotográficos- en el Centro de Moda Online y en la revista NEO2- y 200 euros para cada uno. Además, los 60 participantes tienen dos entradas para asistir al desfile Cool People.

Federica, la azafata del estand de Cibeles encargada de captar candidatos por el espacio que rodea la pasarela refrenda la teoría de que la mayoría de los interesados son chicas jóvenes. Chicas, sí, porque con los chicos ha sido bastante más difícil, como cuenta ella y como se puede ver por los pocos hombres que se acercan al expositor.

La candidata media tiene un perfil muy definido. Un perfil como el de María, que tiene 18 años y estudia diseño de moda en la universidad Camilo José Cela. No ha dejado de sonreír desde que Federica la ha elegido para participar en el concurso. Viste chaqueta verde, falda roja y camiseta de lunares. "Este es mi estilo, llamar la atención", dice sin vergüenza. Posa ante el photocall, comprueba que ha salido mona y se va sonriendo igual que ha llegado. Pero antes de continuar su tour por Cibeles pregunta: "Si me eligen, ¿qué me tengo que poner?" Cuando se entera de que cada modelo tendrá que elegir su look a partir de lo que encuentren en su armario, ríe otra vez y dice, "¡Uy! Seguro que no sabré qué ponerme hasta el último minuto".

Sin embargo, a la hora del desfile hay más chicos que chicas entre los 60 participantes. Y, para asombro de muchos, ellos tienen bastante más estilo. "Las chicas se han puesto demasiadas cosas", comentan algunos blogueros de moda que no pierden detalle en las primeras filas. En el resto, todo hasta la bandera. La gente hace cola para entrar, se sienta en las escaleras, se queda de pie en las últimas filas. Nada más salir los primeros participantes hay un sinfín de aplausos, gritos, jaleos de madres entusiasmadas y amigos que no paran de hacer fotos. No es exactamente como un desfile de la Madrid Fashion Week, pero es un desfile.

Al final, dos ganadores. Él, Jorge Saavedra, coruñés de 19 años, con un look tan clásico como estudiado. "Sabía que los chicos iban a querer innovar y yo he apostado por un estilo muy british", dice en referencia a su americana azul de cuadros, sus pantalones verdes, su corbata roja y sus zapatos de piel marrón. Ella, la rusa María Boddubnaya, de 18 años, que vive en Alicante y ha venido a Madrid solo para este desfile. Chaleco verde de pelo, falda corta blanca y guantes negros. Sin sombreros, sin bolsos, sin moños. Parece que al final no ha triunfado el "si no sabes que ponerte, póntelo todo".