Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se cocina un éxito Disney

Ocho años y 189 millones de euros ha costado 'Enredados', la 50ª película de animación de la productora.- La revisión del mito de Rapunzel llega este viernes a España

"Esta es la historia de cómo morí", cuenta el ladrón Flynn Ryder al comienzo de la película. Pero también es la historia de una chica con 21 metros de pelo que vive encerrada en una torre. Y uno de los cuentos más famosos de los hermanos Grimm, Rapunzel. Es además la historia de la 50 película de animación de Disney, una de las más costosas de todos los tiempos, con más de 260 millones de dólares de presupuesto, según el Los Angeles Times, cifra que Disney no confirma. Con muchas canciones y unas pinceladas de amor, sacrificios y humor en 3D, se obtiene Enredados, que se estrena este viernes 4 de febrero en España.

En Estados Unidos Tangled (el título original) lleva ya tres meses. Fue la película más vista del país durante la segunda semana de diciembre y ha recaudado 189.573.000 de dólares (unos 138 millones de euros) hasta la fecha. En el mundo, la recaudación total alcanza los 443 millones de dólares (323 millones de euros).

Según 'Los Angeles Times' es el largometraje de animación más caro de la historia

"Con el ordenador pierdes la seducción del lápiz", explica el diseñador Glen Keane

El prólogo es típico de cuentos. Rapunzel, hija de unos reyes, es una niña especial: su pelo rubio, además de ser muy largo, cura y rejuvenece a quien lo toque. Por esto la anciana y malvada Gothel rapta a la cría y la encierra en una torre, haciéndole creer que ella es su verdadera madre y que no puede salir de su cárcel dorada porque el mundo exterior es peligroso.

Hasta aquí la introducción. La llegada casual del ladrón Flynn Ryder a la torre y las ganas de Rapunzel de ver el mundo ponen en marcha una serie de aventuras cuya realización ha costado ocho años de trabajo. O tal vez un poco más. "Empecé a pensar en una película sobre Rapunzel en 1996, mientras dibujaba Tarzán", cuenta Glen Keane, toda una institución en el mundo de los filmes de animación. Keane es el creador de personajes como Ariel la Sirenita, la Bestia, Aladino, Tarzán y Pochaontas. "Rapunzel es el que más me representa. Quizás sea por su potencial interno, a punto de estallar, o quizás porque, tras 36 años trabajando para Disney, me siento un poco encerrado como ella", dice entre risas. Por cierto, el dibujante considera que Tarzán es su mejor personaje, "por la anatomía realista", y que Aladino es el peor: "Le falta algo, aunque no sé qué exactamente".

Keane dirigió la película hasta 2008, cuando un infarto le obligó a limitarse a la animación. El productor John Lasseter pasó el relevo a Nathan Greno y Bryan Howard, casi debutantes (Howard había realizado Bolt en 2008). "No sabíamos que era el 50ª filme de animación de Disney. A los seis meses nos llama John. ¡Sorpresa! Es la número 50. Pensé: 'Genial, más presión'. Aunque al final lo pasamos muy bien", explica Greno. Las más de 2.000 partidas que el equipo echó al videojuego Mario Kart de la consola Wii durante el rodaje lo confirman.

Sin embargo al principio se creó una dinámica complicada, ya que Keane se puso a la defensiva: "Trabajaba para dos directores que, para crear su película, estaban cambiando cosas de mí película que yo no hubiera cambiado". Pero el dibujante acabó dándose cuenta de que las ideas de Greno y Howard no estaban tan mal: "Maximus, el caballo de Flynn, era un perro. Y Pascal, el camaleón de Rapunzel, una ardilla. Cuando me contaron que iban a cambiarlos protesté: '¿Por qué un caballo? ¡El camaleón no es mono!'. Y luego pensé: 'Espera un segundo; ¡es mucho mejor!".

¿A mano o digital?

Ordenador o lapiz. Fue el principal dilema de Enredados. "Me imaginaba la película diseñada a mano", recuerda Keane. Pero Disney le pidió que tratara de mezclar lo mejor de los dos mundos. "Acepté el desafío. Tras la cortina de la oficialidad, se intuye sin embargo la melancolía de un fanático del diseño a mano: "El ordenador te permite representar al personaje en tres dimensiones, reproducirlo en el espacio. Pero pierdes esa seducción que sale del lápiz. A veces los personajes parecen marionetas". La misma tarde, en una charla más larga, Keane vuelve a afrontar el asunto: "El ordenador está todo el rato intentando venderte algo que realmente no quieres. Es como si buscas una mustang del '68 y el vendedor te dice: 'Tenemos esta furgoneta Ford preciosa".

Una de las razones del uso de la tecnología fue "el pelo de Rapunzel", según explica Jesús Canal, el español supervisor de la animación digital. Tuvieron que crear un software específico: "Había que animar 100.000 pelos que componían una masa de 21 metros: a mano hubiera sido muy complejo". Debe de saberlo bien la modelo de pelo largo que contrataron. "Le hicimos hacer de todo: correr, saltar, ponerse ante un ventilador gigante", recuerda Canal. El otro aspecto central fueron los grandes ojos verdes de la pequeña princesa. "Es el elemento más importante de un personaje. Si cometes un error, no lo hagas con los ojos", afirma Keane.

A partir del próximo viernes el público español podrá dar su opinión. De todas formas, es probable que pronto se vean otros proyectos parecidos a Enredados. Según Keane, los cuentos han inaugurado cada era importante de Disney, desde Blancanieves hasta Rapunzel. "Tienen raíces de cientos de años. Son las historias en que Disney debería basar su futuro".