La Fundación Thyssen expone el colorido salvaje de los jardines impresionistas

Carmen Cervera anuncia que los abogados se volverán a reunir pronto para determinar el futuro de su colección.

La salvaje liberación del color que consiguieron los pintores impresionistas en la Francia de finales de 1800, tuvo un escenario de creación perfecto para dar rienda suelta a su forma de entender el arte: los jardines. Públicos o privados, su vegetación es una explosión de color que despierta los sentidos. Sin embargo, hasta la fecha, el jardín como motivo pictórico no había sido objeto de ninguna exposición específica. La Fundación Thyssen y Caja Madrid reparan esta laguna histórica con una doble exposición titulada Jardines impresionistas en la que se muestran 130 obras firmadas por todos los grandes artistas que participaron en este movimiento: Manet, Monet, Pissarro, Renoir, Sisley, Caillebotte , Berthe Morisot. Corot, Delacroix, Cezanne, Van Gogh, Gauguin, Klimt, Munc, Norde o Sangent, son algunos de los grandes artistas representados.

Una tercera parte de los óleos expuestos pertenecen a la colección Carmen Thyssen, quien durante la inaguración de la muestra ha asegurado que no hay ninguna novedad respecto al futuro de su colección: "Los abogados se van areunir pronto, aunque por el momento parece que las negociaciones se llevan en los medios de comunicación". La baronesa ofrece ampliar el préstamo un año más antes de negociar la venta, mientras que la ministra de Cultura declaró la pasada semana que, en estos momentos, sólo se puede pensar en alquilar.

Comisariada por Guillermo Solana, conservador jefe del museo Thyssen , Michael Clarke, director de la National Gallery de Escocia (en Edimburgo se ha expuesto una versión reducida) y Clare Willson, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Glasgow, la exposición está dividida en tres partes: Los precursores (los floreron románticos y paisajes de Barbizon), La ciudad y el campo (Parques públicos y jardines privados, jardines y huertos) y Del postimpresionismo a las primeras vanguardias.

La búsqueda de la luz a través de los jardines atestados de flores o tupidos de troncos y hojas verdes sirve para seguir cómo cada uno de los artistas que participaron en el impresionismo entendieron la vitalidad desbordante del color. El jardín como motivo creativo tuvo en España su principal exponente en Sorolla. Al artista valenciano y a otros artistas españoles contemporáneos se le dedica una pequeña sala en el espacio de Caja madrid.

Lo más visto en...

Top 50