Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

América en 70.000 palabras

La Asociación de Academias de la Lengua presenta su primer Diccionario de americanismos y la RAE anuncia la creación de la "ventana única" del español para Internet

Dos siglos después del primer intento, ya hay Diccionario de Americanismos. Elaborada por la Asociación de Academias de la Lengua Española coordinada por el puertorriqueño Humberto López Morales y publicada por Santillana, la obra se presentó esta mañana en la sede madrileña de la Real Academia Española. Fue una más de las presentaciones que han ido teniendo lugar en los distintos países de América Latina dado que el terremoto de febrero pasado frustró su puesta de largo en el Congreso de la Lengua de Valparaíso. He aquí algunas claves que explican un trabajo inscrito en la política panhispánica de la RAE:

MILES DE PALABRAS. 70.000 voces con 120.000 acepciones de las que se han eliminado los términos de origen americano pero integrados totalmente en el español común como canoa, chocolate o tomate.

PERO NO SOLO PALABRAS. El diccionario se completa con varios apéndices: de etnias y lenguas indígenas vivas de Hispanoamérica, de gentilicios (incluido los de Estados Unidos, donde los de Kentucky son, en español, kentuqueños) y de hipocorísticos más usados (Francisco es Paco en unos países y Pancho en otros). No falta las nomenclaturas gubernamental, militar y monetaria (los billetes siempre han tenido un nombre especial en todos los países, del desplumado de Honduras a la luca del cono sur).

ESTADOS UNIDOS, ALGO MÁS QUE SPANGLISH. Una de las grandes novedades del diccionario es la inclusión de gran cantidad de términos del español de Estados Unidos. Es la primera vez y supone la superación de un viejo prejuicio contra la variante hablada en el segundo país de lengua española por el número de habitantes (45 millones; el primero es México con 104).

MÁS AMÉRICA, MENOS MESETA. La elaboración de este Diccionario de americanismos tendrá una consecuencia directa en la próxima edición del diccionario de general de la RAE. Como adelantó Víctor García de la Concha, director de la institución, la próxima edición del DRAE tendrá que "equilibrarse" y hacer sitio a muchos de los términos recogidos ahora. Para ello prescindirá de localismos cuyo uso se limita a ciertas áreas de España. El panhispanismo léxico fluye por el mismo cauce que el diccionario de dudas o la reciente Nueva gramática.

LA VENTANA ÚNICA DEL ESPAÑOL. Como las palabras no desaparecen sin dejar rastro, los términos que salgan del DRAE se integraran en el Diccionario histórico, una obra en curso y una de las grandes asignaturas pendientes de la lingüística hispánica. Mientras llega, García de la Concha anunció la apertura, en "enero o febrero" del próximo año, de la "ventana única" de la lengua española, un portal que contará con todos los recursos de Internet. Bastará con introducir una palabra para rastrear su pasado (latino, americano, árabe o germánico) y conocer su presente (definición y usos). El futuro ya es cosa de los hablantes. Y la mayoría vive en América.