Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición para entender la figura de Adolf Hitler

Documentos, propaganda y objetos de la vida cotidiana se muestran en Berlín para analizar la fascinación por la figura del dictador

Una exposición en el Museo de Historia Alemana de Berlín repasará, desde mañana y hasta el 6 febrero, la figura de Adolf Hitler con la pretensión de explicar la fascinación que el Führer causó en los alemanes. "Hace falta explicar como el insignificante Adolf Hitler, un hombre que ha vivido 30 años en el anonimato, sin estudios ni experiencia política, pudo convertirse en ese salvador", ha explicado el comisario de la exposición, Hans-Ulrich Thamer.

Ante las críticas de que la muestra pueda convertirse en un punto de peregrinaje para los neonazis, Thamer ha señalado que esas personas "no son público de museos" y ha añadido que la exposición "no trata como un héroe a Hitler" sino que se analiza su figura "desde una distancia crítica". "Queremos explicar la ascensión, el modo de actuar, el ejercicio de poder hasta el final y el increíble potencial de destrucción liberado por el nacionalsocialismo", ha aclaro el comisario.

Bajo el título de Hitler y los alemanes. Comunidad y Crimen, la muestra pretende reflejar como prácticamente todos los niveles de la sociedad alemana contribuyeron a crear un culto al dictador hasta los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Se contraponen documentos sobre el holocausto con la propaganda nazi que llegó a todos los aspectos de la vida. Precisamente la extensa propaganda nazi mostraba a Hitler siempre como un aclamado y exitoso líder nacional y, aunque nunca se negaban los ideales defendidos por el régimen, la publicidad no incluía el fanatismo y brutalidad que se escondían detrás de sus políticas.

Preguntas sin respuestas

Según los responsables de la exposición, más de seis décadas después del final de la Segunda Guerra Mundial y del régimen nazi, las nuevas generaciones consideran que existen muchas preguntas por responder sobre la figura del Führer y que con la exposición podrían aclararse.

Así, en Hitler y los alemanes se señala cómo la figura carismática del Führer no pudo por si sola llevar adelante sus planes y consolidar su dictadura, sino que contó con la aceptación de la mayoría de la población alemana, incluidas las clases pudientes. Las explicaciones indican cómo, ante una época de crisis, los alemanes vieron en Hitler y sus promesas, apoyadas por un importante aparato propagandístico, una posibilidad de encontrar trabajo y prosperar.