Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Un escalofriante Hitler de cera llega a Berlín

El nuevo museo Madame Tussaud's muestra las primeras imágenes de la figura del dictador y de otros 74 personajes

Un dictador abierto a visitas, pero no a las fotografías. El museo de cera Madame Tussaud's de Berlín, que será inaugurado el 5 de julio, ha mostrado por primera vez la polémica figura de Adolf Hitler que expondrá en una de sus salas. La octava sucursal del famoso museo en el mundo se ha enfrentado a numerosas críticas de los alemanes por la inclusión de una representación del dictador. Para evitar la divulgación de un símbolo nazi, los visitantes no podrán sacar fotos de la estatua.

La figura representa al dictador en su bunker, con una iluminación oscura y está rodeada de paneles con información sobre su figura. La estatua se encuentra en la misma estancia que la del ex primer ministro británico Winston Churchill. Polémica aparte, el nuevo museo situado en la céntrica Avenida Unter den Linden reúne en sus 2.500 metros cuadrados a 75 personajes célebres, repartidos en habitaciones clasificadas por temas: políticos de ayer y de hoy, científicos, artistas y deportistas. El artífice de la unificación alemana Otto von Bismark da la bienvenida al museo mientras su espada invita a descubrir la planta baja, donde espera Carlos Marx.

Grandes nombres de la Guerra Fría como John. F. Kennedy, Winston Churchill o Mijail Gorbachov dan paso a generaciones más recientes de políticos, como el ex canciller Gerhard Schröder o el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit. Junto a la canciller alemana, Angela Merkel, -un tanto rejuvenecida por la cera-, el visitante podrá ofrecer un discurso a la nación. A un lado, el Dalai Lama y el Papa Benedicto XVI ceden el protagonismo al presidente francés, Nicolás Sarkozy, quien, móvil en mano y pendiente de los focos, se sitúa junto a George Bush, un tanto envejecido y mucho más alto que el galo. Además, el museo permite al visitante tumbarse en el diván para que Sigmund Freud lo psicoanalice, al tiempo que se somete a un test de coeficiente intelectual ayudado por el profesor Albert Einstein.