Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos diputados y el torero Serafín Marín salen a hombros de la Monumental de Barcelona

Rafael Luna, del Partido Popular, y Albert Rivera, de Ciutadans, protestan con los aficionados por la prohibición de los toros en Cataluña

Como no podía ser de otra forma, la feria taurina de la Mercè, en Barcelona, ha sido más caliente de lo normal, después de que el Parlamento catalán prohibiera los toros en Cataluña el pasado mes de julio. Si el sábado hubo manifestación de los dos bandos, taurinos y antitaurinos, a las puertas del coso, este domingo los aficionados sacaron a hombros de la plaza al torero Serafín Marín y a dos diputados: Rafael Luna, del Partido Popular, y Albert Rivera, de Ciutadans.

La de este año ha sido bautizada como Feria de la Libertad y no quisieron perdérsela ni los políticos del PP ni el líder de Ciutadans. Ambos han apoyado desde el primer día las corridas de toros y han denunciado "la hipocresía" que consideran que el mismo parlamento que las prohibió en julio haya blindado los correbous hace unos días. En la comitiva de los populares no faltó la candidata a la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, a quien brindaron un toro.

Al torero Serafín Marín, que el día de la votación de la prohibición lloró a mares en el Parlamento, unos 200 aficionados le han llevado a hombros durante los casi tres kilómetros que separan la única plaza que queda activa en Barcelona y su hotel, en la zona de Diagonal Mar. Durante el recorrido los taurinos han gritado "libertad", "toreros al poder" o "llibertat per la nostra cultura" (libertad para nuestra cultura).