Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
58º Festival de Cine de San Sebastián

Mikel Olaciregui: "Me voy sin nostalgia"

El director del Festival de San Sebastián, que deja el certamen tras una década, justifica a preselección de películas de este año

Se va sin nostalgia. O eso al menos confiesa. Mikel Olaciregui ha clausurado hoy diez años al frente del festival de San Sebastián con una afirmación: "No tengo motivos para irme con nostalgia". No ha sido especialmente brillante esta última edición de Olaciregui y esta misma tarde, poco después de que el jurado hiciera público su palmarés, el todavía responsable del certamen hizo un corta y pega de lo que ha venido repitiendo en años anteriores. "Nosotros seleccionamos una serie de películas, seleccionamos un jurado. Cualquier película seleccionada puede ser candidata a la Concha de oro y a otros premios. El jurado ha tomado su decisión con total libertad y por ello me merece respeto".

Sobre las críticas que ha recibido la selección de la sección oficial, ha reconocido que quizás la propuesta de este año ha tenido algo más de riesgo y por ello ha sido difícil encontrar títulos que cuenten con unanimidad. Tampoco ha querido Olaciregui mojarse sobre la falta de rostros conocidos y estrellas que se han vivido estos últimos diez días en la ciudad donostiarra.

"Creo que ha habido un glamour que ha apabullado todo el resto del glamour. Julia Roberts ha brillado por sí misma con una luz muy grande. Ya advertí de que íbamos a tener un glamour atípico y así hemos contado estos días con la visita de Paul Giamatti o el arquitecto Norman Foster, que son grandes figuras mediáticas. No se puede hablar de falta de glamour cuando ha habido actores como Bruno Ganz que ha venido acompañando a su última película".

Sobre la presencia de cine español en competición y la ausencia de títulos como el último de Álex de la Iglesia, Balada triste de trompeta, o la de Icíar Bollaín, También la lluvia, a favor de producciones más pequeñas, Olaciregui no las ha echado de menos y ha asegurado que en estas decisiones tienen mucho que decir los productores. "A mí me dijeron los productores de Balada triste de trompeta que la película no iba a estar terminada y luego la han presentado a Venecia. Con respecto a También la lluvia, nos la presentaron cuando ya teníamos cerrada la participación de películas españolas en la sección oficial".