Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y ahora, a por los 'correbous'

Un juez de Barcelona admite un recurso para prohibir alguna modalidad de este festejo.- Las peñas taurinas del Ebro anuncian movilizaciones para defender al práctica

Cataluña no tendrá corridas de toros a partir del 1 de enero de 2012. Una vez prohibidas las corridas, ¿será el turno de los correbous? El futuro de estos festejos taurinos sin muerte con mucho arraigo en el sur de Cataluña es incierto tras la votación de ayer en el Parlamento autónomo que prohíbe los festejos. CiU promulgó una ley para regular esta práctica, que limitaba su celebración a los lugares tradicionales y ponía topes al maltrato. La norma pasó todos los trámites e iba a ser votada también ayer, pero ahora está en el limbo porqué el PP la llevó al Consejo de Garantías Estatutarias, el órgano consultivo catalán, para preguntar por su constitucionalidad. La medida sirve para retrasar un mes la aprobación de las leyes -el dictamen no es vinculante-, pero en esta ocasión puede dejarla sin efecto: el pleno del Parlamento puede ser el único de la legislatura, y las leyes no aprobadas quedan en punto muerto.

Este elemento aumenta la incertidumbre sobre los correbous. Un temor entre sus aficionados que ha aumentado hoy al conocerse que un juzgado de Barcelona ha admitido un recurso para prohibir el bou embolat (con bolas de fuego en la cabeza) y el bou capllaçat (solo arrastrado por cuerdas atadas por sus cuernos). El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Barcelona ha aceptado un escrito de la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales. Esta asociación, que ya perdió en una primera acción judicial de estas características, vuelve a dar batalla porque considera que estas prácticas vulneran la Ley catalana de Protección de Animales. Pese a que estos espectáculos no están prohibidos, la entidad recuerda que la norma reconoce a los animales "sensibilidad física y psíquica" y prohíbe "provocarles sufrimientos o causarles estados de ansiedad o miedo". Las peñas taurinas del Ebro, la zona donde más arraigo tienen estas prácticas, temen por el futuro de su afición. Y más después que las entidades animalistas hayan anunciado que, después de la prohibición de las corridas, los correbous sean su siguiente objetivo. "Ahora van a por nosotros", ha dicho el presidente de la Agrupación de Peñas y Comisiones Taurinas de las Tierras del Ebro, Miquel Ferré, que cree que los correbous "están en peligro". En una entrevista a la emisora catalana RAC1, Ferré ha anunciado protestas en las tierras del Ebro por la abolición de las corridas: "Nos movilizaremos todos", ha dicho, y ha proclamado: "Es muy fácil prohibir una cosa, pero es muy difícil arrancar algo de una cultura. Los sentimientos son muy fuertes, nosotros sobreviviremos".