Una televisión de zombis gracias a la Comic Con

La ciudad californiana de San Diego acoge hasta el domingo el mayor encuentro centrado en la cultura popular

"¿En qué estás pensando? ¿Zombis en televisión?", bromea Frank Darabont, director de La milla verde y The Shawshank Redemption delante de miles de aficionados presentes en la Comic Con, el mayor encuentro centrado en la cultura popular que hasta el domingo se celebra en San Diego (EEUU). Sus palabras no son ninguna broma. Dicho y hecho The Walking Dead es una realidad que el ha producido, una serie de la cadena AMC, creadores de éxitos fuera de lo común como Mad Men y Breaking Bad (y que la cadena Fox emitirá este otoño en España) centrada en el mundo de los muertos vivientes. Una apuesta arriesgada dada la casi total ausencia de series de género en el campo de la televisión, más volcada en las menos costosas comedias de situación o sitcom o esas otras series policíacas investigativas también llamadas "procedurales".

Más información
Las series ya no se hacen esperar
Este muerto está muy vivo

Pero como se comenta estos días en los pasillos del centro de convenciones de San Diego, The Walking Dead es un claro ejemplo de cómo la influencia de la Comic Con y de sus cientos de miles de asistentes capaces de crear tendencias mediáticas también llega a la televisión. "Si la serie tiene éxito abrirá la puerta a más y yo siempre estoy a favor de cualquier material televisivo que trate el horror con respeto", confirmó desde el mismo foro el realizador Guillermo del Toro echando de menos esos telefilmes de terror que vio en su infancia como Don't Be Afraid of the Night, del que ahora ha hecho un remake al cine.

Basado en el cómic del mismo título, The Walking Dead puede que sea la primera serie que traiga el horror a la pequeña pantalla pero no la última. Como asegura el autor del cómic, Robert Kirkman lo bueno del formato televisivo es que permite ahondar en la mitología de los personajes, algo que está muy de acuerdo con la narrativa de los cómics. "Y cualquiera se puede dar cuenta de que el formato serializado televisivo es perfecto para un medio como el cómic, que sale periódicamente en tebeos", añadió Kirkman. De ahí que en la 41 edición de la Comic Con ha aumentado el número de series presentadas en estos cuatro días a unas 40. Entre ellas hay títulos veteranos como True Blood, drama que ofrece una versión más actual del mundo de los vampiros, o la comedia The Big Bang Theory, centrada en las tribulaciones de un grupo de frikis universitarios que podrían ser cualquiera de los más de 130.000 aficionados que pululan por los pasillos de la convención.

Pero también están en programación otras series cuya presencia genera sorpresa. ¿Qué tiene de cómic Hawai 5-0? Hay que hilar fino para encontrar la conexión, como por ejemplo que uno de sus protagonistas -Daniel Dae Kim- trabajó en Perdidos y que los productores de la nueva versión del clásico policiaco Alex Kurtzman y Roberto Orci son los guionistas de Star Trek. La organización de la Comic Con asegura que vetaron la presencia de series en la Comic Con que no guardaban ninguna relación con este universo. Pero cada vez son más las cadenas que buscan en la Comic Con la perfecta plataforma de marketing para sus producciones, un grupo de aficionados rábidos que saben cómo poner en marcha una campaña viral mediante la Internet y las redes sociales simplemente llevados por la pasión. Como reconoce George Schweitzer, presidente del departamento de marketing de CBS, la Comic Con fue fundamental en el lanzamiento de series como The Big Bang Theory. Y David Glazer, portavoz de la Comic Con, admite que este foro siempre ha hecho hueco a todas las formas de expresión de la cultura popular. "Son muchos los que se olvidan del efecto global que tienen los cómics", subraya Kirkman. ¿Y la presencia de Glee? ¿Cómo se justifica? Como dicen los encargados de la serie, sus personajes se sentirían en la convención anual como en casa.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS