Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eugeni Forcano, el cazador de imágenes

El Arxiu Fotogràfic de Barcelona expone 130 imágenes del autor sobre la Barcelona de los años sesenta

"Son magníficas, insuperables. No necesitan en absoluto el menor comentario, porque son tan directas, contienen una dosis de expresividad tan elevada, producen un impacto en el observador tan puntiagudo, que no hay necesidad de poner una nota explicativa cualquiera a pie de página". Así definió Josep Pla las imágenes que había realizado el fotógrafo Eugeni Forcano en 1960 y a las que tenía que añadir un cometario para publicarlas en la revista Destino.

En 2009 Forcano, nacido en Barcelona en 1926, donó 650 de estas fotografías realizadas por él en blanco y negro por las calles de la Barcelona durante la década de los años sesenta del siglo XX. Eran copias de gran formato (60 x 50 centímetros) positivadas por el mismo que pasaron a formar parte del Archivo Fotográfico de Barcelona. Ahora, el propio Forcano y su colaboradora Rosario Martínez, han seleccionado 134 de estas fotografías para la exposición "Eugeni Forcano. La meva Barcelona" que podrá verse dividida en dos sedes: 70 imágenes en el propio archivo (hasta el 15 de enero de 2011) y 64 en la Sala Ciutat (hasta el 3 de octubre).

"Forcano tiene un don, el de la anticipación, la capacidad de atrapar el instante preciso sin que las personas se percaten de la presencia del fotógrafo. Es como si congelara la vida en el tiempo", asegura Martínez durante el recorrido por la exposición en compañía de una de las hijas del fotógrafo tras excusar su ausencia por estar convaleciente tras una intervención quirúrgica. "Cargado con su cámara Rollei de visor superior captó situaciones sin despertar suspicacia", explica delante de las imágenes de unas monjas con tocados imposibles, policías de uniformes, turistas ataviados a la última, curas con enormes sotanas, niños jugando en las calles, adultos en múltiples actividades cotidianas, que parecen no percatarse de la presencia de alguien extraño que les interrumpe; además de elementos del paisaje urbano como coches, tiendas, fiestas.

Para la exposición, según Martínez, Forcano y ella han recorrido los mismos escenarios, -sobre todo de Ciutat Vella, como el barrio gótico, el Born o la Barcelonesa- que el fotógrafo retrató hace cuarenta años, y entre los dos han puesto títulos a las imágenes. "La idea es despertar el interés del espectador, que reflexione y piense con la fotografía que tiene delante", afirma la comisaria.

Forcano, de 82 años, ha sido reconocido por Barcelona con varios premios, como el Ciutat de Barcelona en el años 1963 y 1976 y la Medalla de Oro al Mérito Artístico en 2009, valorando la ironía, mirada penetrante y sensibilidad de su obra. Además, en 2005 la antológica en el Palau de la Virreina realizó un recorrido por toda su obra.

Según Jordi Martí, delegado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, exposiciones como la que se inaugura hoy permite "situar a Forcano en el mundo de la fotografía a la altura de otros autores como Francesc Català-Roca y Xavier Miserachs". Además, para Martí "la exposición permite mostrar como el reformado archivo no solo conserva sino que difunde y revaloriza la obra de los fotógrafos que forman la historia gráfica de la ciudad".