Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Annie Hall a la madrileña

EL PAÍS inicia una selección semanal de cortos con 'La Rubia de Pinos Puente'.- La nueva pieza de Vicente Villanueva que triunfa en festivales con su "cinismo underground"

Lina Morgan, los realities y la ansiedad. Estos son los tres vértices por los que se mueve el último cortometraje de Vicente Villanueva. Un habitual del circuito de cine en corto que con su última pieza vuelve a afilar los colmillos en torno al mundo de la pareja después de obras tan conocidas, y reconocidas, como El futuro está en el porno (2005) o Heterosexuales y casados (2008). Premio del Público y a la Mejor Actriz (Carmen Ruiz) en el pasado Festival de Cine de Málaga, además de otros 20 galardones más, avalan esta desternillante sátira social.

"Me gustan mucho los gatos y el flamenco-chill". Así se define Noni Gil. La protagonista de esta historia sobre superar la ansiedad y sus efectos secundarios en lo que su autor define como una obra de "cinismo underground".

Rodado en dos días en localizaciones de Madrid, Villanueva bebe de Rafael Azcona y Luís García Berlanga para hacer un amargo retrato de la pareja contemporánea. Pero también de Woody Allen. "Quería hacer una versión de Annie Hall en Madrid. Y al final me salió este corto". Un corto en el que habitan una pareja tan disfuncional que es normal, un reality tan falso que es real, y frases tan ingeniosas que hay que recordar.

EL PAÍS inicia con La rubia de Pinos Puente una sesión semanal de cortometrajes dentro de sus contenidos dedicados al cine de los viernes.