Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Premio Nacional de Narrativa busca editor

El autor, que escribe en euskera y aún no tiene editorial en castellano, ha sido premiado por su obra 'Bilbao-Nueva York-Bilbao'

Cuando hoy, a las 12 del mediodía, Kirmen Uribe (Ondárroa, Vizcaya, 1970) recibió en su pueblo natal la llamada que le anunciaba que acababa de ganar el Premio Nacional de Literatura, la novela que le ha valido el galardón todavía no tenía editor en castellano. Bilbao- New York- Bilbao (editorial Elkar) se publicó en euskera en noviembre del año pasado y la misma traducción inédita que ha leído el jurado convocado por el Ministerio del Cultura es la que ha circulado por diversos sellos de fuera del País Vasco sin demasiado éxito. Horas después del anuncio, cuenta el propio Uribe por teléfono camino de la capital vizcaína, su agente ya ha recibido varias ofertas. Ya en 2002, Unai Elorriaga se hizo con el mismo galardón por su novela Un tranvía en SP, que en el momento del fallo tampoco se había traducido al castellano. Meses más tarde la publicó Alfaguara.

Según el escritor, la versión castellana de su novela, a cargo de Ana Arregi, es algo más que una traducción. Él mismo la ha revisado para introducir detalles sobre los personajes que completan el original de una obra que ha vendido cerca de 8.000 ejemplares en euskera, una cifra elevada para cualquier novela editada en España pero mucho más para "una comunidad de lectores estimada en 250.000 personas", como explica Jon Kortázar, profesor de la Universidad del País Vasco y miembro del jurado del premio Nacional, dotado con 20.000 euros.

Bilbao-New York-Bilbao, que en primavera ya ganó el Premio de la Crítica, es una mezcla particular de historia de Euskadi e historia familiar de su autor, autoficción y reflexión sobre el acto mismo de escribir una novela. El hecho de que el protagonista del libro viaje en un avión que hace el trayecto entre las ciudades citadas en el título no es casual. "No quería situar la novela en un lugar concreto", cuenta Uribe."Me gustaba la idea del movimiento. Ilustra bien el modo en que mi generación vive cuestiones como la identidad o la lengua, más pegadas al yo que al nosotros". Como el barón rampante de Italo Calvino "pero subido a un avión en lugar de a un árbol". Así define el autor su primera novela, que él mismo califica de "abierta y en red, poco convencional".

Un autor polifacético

Hasta hoy, Kirmen Uribe era conocido sobre todo como poeta. De hecho, algunos críticos consideran que su libro Mientras tanto dame la mano (publicado en castellano por Visor y con versiones al inglés y francés) marcó para la literatura en euskera una revolución similar a la que en su día supuso Etiopía, de Bernardo Atxaga. El hecho de que Patxi López leyera un poema de Uribe en su toma de posesión como lehendakari disparó la popularidad de un autor que se licenció en Filología Vasca en Vitoria y cursó estudios de posgrado de Literatura Comparada en Trento (Italia), que ha publicado poemas The New Yorker y colabora en diversos medios de prensa escrita en el País Vasco.

Además, ha realizado proyectos multimedia combinando literatura, música y artes visuales. Todavía sigue en gira su espectáculo Tal vez con los músicos Mikel Urdangarín, Rafa Rueda, Bingen Mendizábal y el ilustrador Mikel Valverde. Además, el próximo fin de semana tiene previsto realizar la grabación en DVD y CD de otro de sus montajes, Bar Puerto, dentro de los actos del décimo aniversario de la Semana de Poesía de Bilbao.

El jurado del Premio Nacional de Narrativa, presidido por el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, ha está formado por José Luis Borau, propuesto por la Real Academia Española; Xose Luis Axeitos, por la Real Academia Gallega; Jon Kortazar, por la Real Academia de la Lengua Vasca; Alexandre Broch, por el Instituto de Estudios Catalanes; Andrés Martínez Sánchez, por la Asociación Colegial de Escritores (ACE); Ramón Loureiro, por la Asociación Española de Críticos Literarios; Camilo José Cela Conde, por la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas; Marco Schwartz, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE); Alicia Giménez, por la ministra de Cultura; y los dos últimos ganadores, Juan José Millás (2008) y Vicente Molina Foix (2007).