Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un rostro de hace 5.000 años

El menhir hallado en Mollet del Vallès muestra una cara humana

El menhir aparecido el pasado abril durante la construcción de un aparcamiento en el parque de les Pruneres de Mollet del Vallès pesa seis toneladas y mide casi cinco metros de alto. Por eso, se requirió una grúa para arrancarlo de donde estuvo enterrado más de 5.000 años y un camión para llevarlo al centro de restauración de Bienes Muebles de Sant Cugat.

Tras varios meses de trabajos para eliminar la tierra acumulada en sus paredes, el monumento megalítico luce su mejor cara. Y nunca mejor dicho. En la parte superior de la enorme piedra se puede ver representado un rostro humano con ojos, nariz y cejas en relieve y otros motivos decorativos curvilíneos de difícil interpretación. Sus dimensiones, la situación donde se encontró y la decoración antropomórfica han hecho que los especialistas lo califiquen de excepcional, e incluso Joan Manel Tresserras, consejero de Cultura de la Generalitat, de ser "el hallazgo arqueológico más importante de las últimas décadas de Cataluña".

Josep Bosch, especialista en la época neolítica, explica que la piedra corresponde a ese periodo, por lo que tiene unos 5.000 años de antigüedad. Según el arqueólogo, el menhir fue transportado desde la sierra litoral catalana, a unos dos kilómetros de distancia de donde fue hallada. Para Bosch, las representaciones podrían ser de personajes destacados de la sociedad prehistórica, de héroes o seres divinizados.

Tras su restauración, el menhir volverá a Mollet, según explicó Tresserras. Pero no será para siempre. A pesar de lo complejo que resulta mover la mole, el consejero aseguró que una vez se inaugure el Museo de la Sociedad que su departamento tiene previsto crear, se replanteará su ubicación definitiva.