Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad de Madrid reconoce "errores de bulto" en los Teatros del Canal

Ignacio González reconoce errores arquitectónicos y lamenta "no haber afinado más" teniendo en cuenta el "esfuerzo inversor" que ha supuesto el proyecto

El vicepresidente y portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, y consejero de Cultura y Deporte, Ignacio González, ha reconocido hoy que los Teatros del Canal tienen "errores de bulto" desde el punto de vista arquitectónico y ha lamentado no haber "afinado más", teniendo en cuenta el "esfuerzo inversor" que ha supuesto.

Ignacio González se ha referido a este asunto en una comparecencia en la Asamblea de Madrid en la que ha dado la razón al portavoz de Cultura de IU, Juan Ramón Sanz, que le ha planteado que en los Teatros del Canal hay "errores de diseño de bulto" y le ha pedido que los "subsane". "Si un espectador no subvencionado se sienta en determinadas butacas, se va a cabrear. Yo me comprometo a dar un paseíto con usted para que lo vea. Creo además que son cosas fácilmente subsanables", le ha dicho el portavoz de IU a Ignacio González. "No puedo estar más de acuerdo con usted", le ha contestado el vicepreidente. "No me lo tomen a mal, pero ¿dónde estaban ustedes cuando yo discutía con el arquitecto sobre la necesidad de definir un proyecto y de no seguir gastando dinero innecesariamente?", ha agregado.

Tras asegurar que no pretende "criticar la labor" del arquitecto Juan Navarro Baldeweg, ha señalado que, "a la hora de hacer un esfuerzo inversor de esa naturaleza, a lo mejor teníamos que haber afinado un poquito más". "Dejémoslo ahí para no reabrir cuestiones que pasadas están", ha zanjado el vicepresidente casi dos años después de que la Comunidad quisiera despedir a Navarro Baldeweg por no cumplir los plazos ni los presupuestos de construcción de la obra, que finalmente acabó en septiembre de 2008 al cabo de ocho años de trabajo en el proyecto.

Los Teatros del Canal, sede de las artes escénicas de la Comunidad de Madrid, costaron a la Administración autonómica 76 millones de euros, aunque el presupuesto inicial de la obra era de 49,9 millones