Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gérard Mortier: "Madrid no es tan duro como París "

El futuro director del Teatro Real quiere montar 'La conquista de México', de Wolfgang Rihm

El futuro director del Teatro Real de Madrid, Gérard Mortier, llega tras cinco años al final de su mandato al frente de la Opera de París y entre sus proyectos para su nuevo destino figura el montaje de 'La conquista de México' de Wolfgang Rihm, conceder especial atención al siglo XX e interesarse por el ámbito musical español. Fiel a sí mismo, llevará al Real a aquellos directores en los que cree, como Warlikowski, Haneke y Marthaler.

"Madrid es una casa menos dura que París donde podré concentrarme en lo artístico", dice Mortier en una entrevista publicada por el diario francés Les Echos, en la que hace balance de su gestión en París. Desde el punto de vista artístico, Mortier reivindica que la gran calidad de la orquesta se ha mejorado gracias a todos lo directores prestigiosos a los que ha invitado. Además, se muestra orgulloso de haber dado a conocer al público nuevos nombres, como el de Teodor Currentzis.

En cuanto al aspecto financiero, recuerda que se ha aumentado la parte del mecenazgo y, por lo que se refiere a la conflictividad social, destaca que la Opera sólo ha vivido una huelga durante su mandato. Muy criticado por la elección de algunos directores, Mortier admite que parte del malentendido se debe a "una diferencia de gustos y de opciones estéticas".

"No me gustan las lentejuelas ni las estrellas", subraya. "Incluso si doy la impresión contraria, siempre he puesto por delante la calidad musical antes que nada, porque es la base misma de la ópera", prosigue. Uno de los méritos de Mortier es haber asumido riesgos y estado dispuesto a escuchar los silbidos de los amantes del arte operístico mientras presume de algunos espectáculos entre los que nombra 'Parsifal', 'Wozzeck', 'Don Giovanni' o 'Lady Macbeth'.

También habla de los cambios que ha visto en los espectadores. A su juicio, los que llama 'hooligans' -"que no dudan en alterar un espectáculo-, son tan sólo "una minoría" y el público ha rejuvenecido porque la media de edad es ahora de 42 años, está "más mezclado" y es "más abierto".

Gérard Mortier asegura, por último, que estará presente en su plaza de París "hasta el final", máxime cuando está previsto un proyecto fuera de lo común con el artista plástico Anselm Kieffer para festejar los 20 años de la Opera Bastilla, 'Am Anfang', con partitura de Jörg Widmann.