Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pasional violencia de 'Platonov'

El Centro Dramático Nacional abre el 150 aniversario del nacimiento de Chéjov con el estreno de esta pieza del autor ruso

El reconocido Festival Internacional de Teatro Chéjov de Moscú que el año que viene celebra una fecha tan especial como es el 150 aniversario del nacimiento del autor ruso, cuenta para su programación en 2010 con dos trabajos españoles que giran en torno al autor de El jardín de los cerezos. Por un lado una coreografía de Nacho Duato, con la Compañía Nacional de Danza, a la que el creador valenciano tiene previsto llamar El jardín de las palabras y en la que la música no será otra que la sonoridad de textos chejovianos, seleccionados de muy diversas obras y leídos en distintos idiomas. Por otro una coproducción con el Centro Dramático Nacional a cuyo director, Gerardo Vera, se le pidió que montara un Chéjov. Y lo ha hecho. Pero no cualquiera sino el más desconocido para el público español: Platonov, con versión de Juan Mayorga y un amplio reparto. Todos ellos estarán del 19 de marzo al 24 de mayo en el Teatro María Guerrero de Madrid, antes de realizar una gira nacional y recalar en Moscú en junio de 2010.

Se trata de una obra de juventud del dramaturgo ruso que cuando escribió enseñó a su amigo el pintor Isaac Levitán. Con el entusiasmo inicial se la pasaron a una primerísima actriz de la época, pero ésta rechazó la propuesta. Se dice que porque el papel más destacado es el de un hombre, que en la puesta en escena de Vera aborda el actor Pere Arquillué, quien no obstante afirma que en realidad Platonov, nombre de su personaje, es una obra coral, mientras que el director va más allá y asegura que todo los actores de este montaje son Platonov: "Todos y cada uno, porque crean sus personajes frente a otro compañero que da la réplica, es tal la compenetración entre ellos que parecemos una compañía estable que lleva tiempo trabajando junta".

Aspecto este último que también destaca Mayorga, quien llegó hoy a la rueda de prensa de Platonov, con cara de feliz cansado. Feliz porque anoche recibió el Premio Valle-Inclán de Teatro, dotado con 50.000 euros, lo que le convierte en el galardón español más sustancioso en lo que a artes escénicas se refiere. Se le dio por su obra La paz perpetua que montó el año pasado también con el CDN. Cansado porque la noche fue larga hasta que logró salir vencedor dejando atrás a otras figuras relevantes como las actrices Vicky Peña, Carmen Machi, Aitana Sánchez-Gijón, Maribel Verdú y otros grandes del teatro español.

Una sociedad en la que unos se devoran a otros

Platonov gira en torno a un hombre que vive inmerso en una sociedad que es un gran teatro del mundo en el que aparecen todos y cada uno de los prototipos sociales y culturales de la sociedad rusa de finales del XIX. "Un mundo en el que, bajo los barnices de la buena sociedad, los seres humanos se devoran los unos a los otros. Un mundo que sueña con durar para siempre pero que está mortalmente herido, mortalmente enfermo y que tendrá que desaparecer violentamente", señalan Vera y Mayorga.

Mayorga ha reducido la obra de una manera peculiar: "Hemos creído que era menos leal al texto tachar una frase de cada dos que unir esas dos y buscar una tercera que compendiara el mensaje de Chéjov que lanza a través de unos personajes que para mí son antecedentes de los de Celline o Thomas Bernhardt...; además Vera ha alcanzado una madurez y esencialidad que le ha permitido resolver con humildad y sencillez cuestiones escénicamente muy difíciles", y añade, "el aficionado a la escena va a encontrar un festín de buen teatro".

La historia de Platonov no queda ahí. La obra, que Chéjov escribió en 1881 con 21 años y el título de Pieza inacabada para un piano mecánico terminó desapareciendo. Pero se encontró en 1922, dieciocho años después de la muerte de Chéjov, en la caja fuerte de un banco. A partir de ese momento se ha montado por grandes teatros europeos, pero no en España, donde tan sólo la puso en pie Pere Planella, en catalán y con el nombre de Mel salvatge (Miel salvaje). Casi todos los directores la han versionado ya que Chéjov la escribió para que durara más de seis horas, algo que en este montaje han dejado en algo más de dos y media con descanso.

Director, actores y versionador dejan muy claro que Platonov encierra dentro de sí los grandes temas de Chéjov y ofrece una lectura de tremenda contemporaneidad: "Es un texto que tiene algo de pasional, de primerizo, hay algo como violento que permite trabajar cosas muy actuales", dice Vera quien señala que en la obra todo empieza como una fiesta y poco a poco todos los personajes acaban con una esencialidad salvaje.

Personajes que están interpretados por Pere Arquillué, Carmen Machi, Mónica López, Toni Agustí, Sonsoles Benedicto, Jesús Berenguer, Pep Cortés, Gonzalo Cunill, Jordi Dauder, Raúl Fernández, Antonio de la Fuente, Elisabet Gelabert, Mónica López, David Luque, Antonio Medina, Paco Obregón, María Pastor, Andrés Ruiz, Roberto San Martín y Yuri Sídar.

Un actor sin corsés

Pere Arquillué es conocido en Madrid por los trabajos que han visitado la capital del Teatre Lliure, Teatro Nacional de Cataluña o Teatro Romea, todos ellos teatros públicos catalanes. "Mi personaje entraña un trabajo titánico, es de esas obras que de tarde en tarde podemos atacar los actores con un personaje que no te lo terminas aunque quieras, de una gran profundidad", comenta el actor quien confiesa que le ha venido muy bien este cambio de aires y de idioma: "Me apetecía abrirme, aunque también es una gran responsabilidad, pero lo que más me apasiona es que Vera me ha quitado un corsé bajo el cual he trabajado muchos años".

Con motivo del estreno se ha desplazado a Madrid Valery Shadrín, director del Festival de Teatro Chéjov, quien asegura que "hoy no es fácil encontrar a un director que se atreva con Chéjov y Vera ha hecho una lectura brillante, porque efectivamente esta pieza de nuestro dramaturgo más importante misteriosamente habla de los rusos de hoy a los que retrata fielmente", y añade, "espero que este montaje tenga una larga vida porque la merece".