PENÉLOPE CRUZ | Actriz y candidata al Oscar

"Soy la crítica más dura conmigo misma"

En la única entrevista concedida a un medio de comunicación, la actriz se confiesa ilusionada con la candidatura al Oscar

Todavía renqueante de una gripe, de los efectos del jet-lag y de los mareantes efluvios producidos por la noticia de una candidatura al Oscar de mejor actriz de reparto (por su papel en Vicky Cristina Barcelona, de Woody Allen), Penélope Cruz charla por teléfono con EL PAÍS desde su residencia de Los Ángeles.

Quedaron lejos los tiempos de un más que dubitativo inicio de carrera en Hollywood y hoy, a sus 34 años, la actriz madrileña saborea por segunda vez las mieles de la Academia... unas mieles que hace tres años le quitó la fantástica Helen Mirren con su papel de reina de Inglaterra. No es seguro que a la segunda vaya la vencida, pero la ausencia de la apabullante Kate Winslet en la categoría de mejor actriz de reparto ensancha muy mucho las posibilidades de Penélope Cruz...

"Ya no quiero vivir en Los Ángeles, vive obsesionada con la industria"
"Cuando ruedo pienso que nunca lo he hecho y que me despedirán"
"Ser favorita no da seguridad, hay que tener una actitud sana con todo esto"
"Kate Winslet y yo nos mandamos mensajes cuando logramos un premio"
Más información
Penélope Cruz, segundo asalto

Pregunta. Pensar que tiene el Oscar al alcance de la mano... ¿le ha quitado el sueño?

Respuesta. No lo puedo pensar así. Incluso después de que tantos amigos y gente de la industria me hubieran dicho que tenían clara la nominación, yo he tenido que hacer un trabajo conmigo misma para intentar sorprenderme si ocurría, y para no llevarme una decepción si no ocurría.

P. ¿Cuáles son las reflexiones que se hace?

R. Pues que nunca sabes lo que va a pasar. Que seas una de las favoritas no te da ninguna seguridad. Hay que tener una actitud sana con eso y no esperar nada.

P. ¿Tiene una espina clavada desde los Oscar del año pasado?

R. Para nada. Lo viví con mucha ilusión y sorpresa. No recuerdo ninguna decepción porque no esperaba ganarlo.

P. ¿Cree que este año tiene más posibilidades?

R. No lo sé. Juro que, aunque sea difícil de creer, no le doy muchas vueltas y sigo viviendo el día a día como siempre.

P. Pero el hecho de que no tenga que competir en su candidatura con Kate Winslet, una de las actrices más premiadas este año, lo hace más fácil...

R. Todo esto es un misterio. Son miles de personas las que votan en la nominación y muchísimas miles más para el ganador. Lo único que puedo decir es que Kate y yo nos mandamos mensajes cada vez que conseguimos un premio o una candidatura. Nos conocemos, hemos compartido el mismo publicista durante muchos años, tenemos una muy buena relación.

P. ¿Qué destacaría de Kate Winslet como intérprete?

R. Desde luego, es una de las mejores actrices del momento.

P. ¿Conoce el trabajo de las intérpretes que van a ser sus rivales?

R. He visto el trabajo de todas y tengo que decir que estoy en una compañía increíble. Son todas unas actrices maravillosas.

P. ¿Cómo se sigue sintiendo en Hollywood? ¿Es verdad que sigue teniendo cajas de mudanza en su casa?

R. Lo de las cajas no se acaba nunca. Después de pasar unos años en Los Ángeles he decidido dejar de vivir en esta ciudad, ya no quiero vivir aquí. Creo que es más sano compaginar mi tiempo entre Nueva York y Madrid. Nueva York está más cerca de Madrid, donde sigue estando mi familia, y nunca he dejado estar en Madrid. A Los Ángeles ahora sólo vengo cuando es necesario para nuestro trabajo. Creo que es más sano no estar todo el tiempo aquí, es una ciudad muy obsesionada por la industria. Cuando estoy en Nueva York no me encuentro así, me recuerda mucho a Europa.

P. ¿Cómo cambiará la vida de aquí al 22 de febrero?

R. Muchos viajes. Tengo que terminar el rodaje de Nine en Londres y luego venir a Los Ángeles para algunos eventos. Lo que más me trastoca son esos viajes tan largos con los cambios de horario.

P. ¿Ha hablado ya con Woody Allen?

R. Todavía no hemos podido. Como él está en Nueva York y yo aquí, en Los Ángeles, no ha sido posible. Hablaré con él dentro de una hora.

P. ¿Qué le debe a Allen?

R. Le debo el haberme dado la oportunidad de ser parte de una película muy especial. A mí me gusta mucho la película y siempre es un descanso no tener que mentir cuando hablas de un proyecto. Me dio un personaje que está siendo muy importante para mi carrera y le debo el haber confiado en mí por haberme ofrecido un papel tan diferente a lo que yo había hecho antes.

P. ¿Qué se aprende con él?

R. Dentro de la gente que he conocido en Estados Unidos es una de las personas más honestas. Dice las cosas como las piensa, lo contrario a muchas de las personas que me he topado en Los Ángeles.

P. Su papel en Vicky Cristina Barcelona es el de una mujer desequilibrada, neurótica y enamorada. ¿Por qué le atrajo?

R. Siempre había querido encontrar un personaje donde tuviera que explorar los misterios del desequilibrio mental. Me sigue pareciendo uno de los grandes misterios de la vida y donde la medicina está menos avanzada.

P. Y con Pedro Almodóvar, ¿ha hablado ya?

R. Hablé dos veces con él pero todavía tenemos una conversación pendiente, porque a las dos horas de anunciar las nominaciones me recogieron para ir a trabajar a la Academia.

P. ¿Cómo recuerda hoy sus duros inicios en Hollywood?

R. Recuerdo sentirme muy ilusionada por la aventura pero también muy sola. No conocía a nadie, y no lo cuento como una víctima, porque he vivido aquí muchas cosas. En todo momento tuve claro que quería trabajar en mi país y cada día lo tengo más claro.

P. ¿Cómo se ve como actriz?

R. Yo soy la crítica más dura conmigo misma. Nunca deja de ser difícil mirarte a ti misma en un trabajo, entrar a una proyección en la que has trabajado es siempre como la primera vez. Igual que al rodar: siempre creo que no lo he hecho nunca antes y que me van a despedir.

P. ¿Cómo vive el momento Obama?

R. Con mucha ilusión y con pena de no haber podido estar en Washington el martes con muchos amigos míos que sí fueron. He sido muy fan de Obama desde hace años, tiene un carisma y una cabeza increíble, me transmite mucha confianza.

P. Si se cumplen todas las previsiones, será Javier Bardem, como ganador del Oscar al mejor actor secundario del año pasado, quien entregue la estatuilla a la actriz de su candidatura. ¿Le hace especial ilusión?

R. Ya sé por qué me lo pregunta, pero la Academia no va a anunciar a los presentadores hasta dos días antes...

Penélope Cruz, en una foto de archivo
Penélope Cruz, en una foto de archivoAP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS