Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Procesado en Argentina el supuesto ladrón de los mapamundis de la Biblioteca Nacional

El sospechoso, apodado 'el negro', vive en libertad bajo fianza en una urbanización de lujo

Un juez federal de Buenos Aires ha dictado el procesamiento del uruguayo César Gómez Rivero, autor confeso del robo de diez valiosos mapamundis incunables de la Biblioteca Nacional de España, informaron hoy fuentes judiciales. Gómez Rivero y dos presuntos cómplices suyos han sido procesados por "tentativa de fraude" al haber querido vender en el mercado negro ocho de los mapamundis (robados en agosto del pasado año) y que el ladrón devolvió en octubre pasado al juez Ariel Lijo, a cargo del caso.

La legislación argentina castiga ese delito con penas de un mes a seis años de prisión, indicaron las fuentes, que precisaron que el magistrado ya había concedido la libertad bajo fianza a Gómez Rivero y a sus presuntos cómplices, Daniel Guido Pastore y Washington Luis Pereira. Fernando Soto, el abogado de Gómez Rivero, ya ha presentado una apelación contra el procesamiento de su cliente y ha aducido "fallos" en la investigación del caso. La investigación que lleva adelante el juez Lijo "tiene muchas deficiencias: es una causa muy compleja, que no se va a resolver rápidamente", comentó el abogado en declaraciones al sitio web Clarín.com.

El ladrón uruguayo, apodado "el negro" y de 60 años, reside en el lujoso complejo residencial La Delfina, a unos 50 kilómetros de Buenos Aires. El juez Lijo ha dictado el procesamiento de Gómez Rivero y sus presuntos cómplices cuando está por cumplirse un año del descubimiento del robo de los mapamundis de la sala Cervantes de la Biblioteca Nacional de España, que se produjo el 24 de agosto de 2007. Gómez Rivero se valió de engaños para obtener falsos certificados de investigador de documentos antiguos con los que logró que se le permitiera acceder a la biblioteca española, donde utilizó una hoja de afeitar para cortar y llevarse reproducciones incunables de grabados de Claudio Ptolomeo, Bartolomé García de Nodal y Pomponio Mela.

En octubre pasado, al verse cercado por la Interpol a raíz de una petición de captura de la Justicia española, el ladrón se entregó al juez Lijo, a quien le devolvió ocho de los mapamundis robados que el magistrado envió de regreso a España. En esa ocasión, Fernando Soto destacó que Gómez Rivero estaba dispuesto a "colaborar" con la justicia y subrayó que el ladrón obtuvo la libertad bajo fianza porque "el más grave delito" que se le podía imputar tiene un castigo máximo inferior a ocho años. El abogado sostuvo que la justicia española no podrá obtener la extradición del ladrón porque en este caso rige la aplicación de las leyes locales.