Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"A Andreu Nin lo mató Stalin, directamente"

Juan Carlos Arce culpa a la policía soviética de la muerte del líder del POUM en una novela de base histórica

La noche desnuda (Ediciones B), última novela de Juan Carlos Arce, arroja luz sobre la tiniebla que envuelve la muerte de Andreu Nin, fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM) y el político "más preparado, austero, puro, entregado, intelectual e internacional" de entonces, a ojos del autor. En la presentación celebrada ayer en Barcelona, Arce afirmó que a Nin "lo mató Stalin, directamente", y que su muerte "fue una vergüenza entonces y lo sigue siendo ahora".

Arce, que ha ejercido su profesión de juez durante 12 años entre el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Supremo, se ha interesado ampliamente por el juicio contra los demás miembros del comité ejecutivo del POUM, cuyo relato pone punto final a la novela. Como si de una alarma se tratara, el autor advierte que mientras los jueces de hoy "creen que son independientes porque van al baño solos", los que juzgaron a Gorkin, Escuder, Rebull y Arquer recibieron presiones del presidente del Gobierno (el republicano Juan Negrín) para que se los condenase a muerte, pero ellos insistieron en "seguir investigando". Arce añade: "la justicia está hoy tan politizada que hasta hay quien se atreve a insinuar que el Gobierno ha tenido algo que ver con la muerte del juez García-Calvo".

El autor aclara que La noche desnuda es "una novela de ficción, con un telón de fondo histórico". Por eso no duda en mezclar personajes ficticios -como la espía infiltrada en el POUM Verónika Gorev- con personajes históricos, como el escritor y cronista George Orwell y la mujer de Nin, la bailarina rusa Olga Tareeva, capaz de encañonarse la sien amagando con matarse para escapar de Rusia con su marido y sus dos hijas. El autor inventó a Gorev, dice, porque cree que existió un personaje que se infiltró en el POUM e hizo llegar a la policía militar de Stalin el documento que se manipuló para relacionar a Nin con los fascistas. Respecto a Orwell, al autor le sirve de modelo para explicar el punto de vista del brigadista extranjero e idealista que llega a España para combatir el fascismo y que se encuentra con la "guerra dentro de la guerra".

Arce, ganador del premio de novela Fernando Lara en 2002 con Los colores de la guerra, presentó su última novela en Barcelona junto al diseñador y dibujante Lluís Juste de Nin, pariente lejano de Andreu Nin. "Eso de que los comunistas mataron a Nin es mentira, porque Nin era comunista; quizá los que no eran comunistas eran los estalinistas", afirmó Juste de Nin. Y es que la polémica en torno a la muerte del revolucionario, de la que se cumplieron 70 años en 2007, sigue abierta. El pasado 11 de febrero se encontró una fosa cerca de la cárcel de Alcalá de Henares, donde Nin fue torturado, y a pesar de que "tendría cierta lógica", según el diseñador, que uno de los cuerpos fuera el de Nin, los restos están aún en proceso de identificación.