Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las joyas de 'La Divina'

Una exposición en Berlín muestra las pIedras preciosas que lucía en el escenario María Callas

La exposición Maria Callas y sus joyas Swarovski ha abierto hoy sus puertas en Berlín con cerca de 40 alhajas que lució la gran soprano griega sobre los escenarios de medio mundo y cuyo valor se estima en unos 400.000 euros. La muestra, que tiene carácter itinerante, reúne algunos de los collares, pulseras, anillos y pendientes que La Divina lució en sus actuaciones entre 1947 y 1961, y que estaban elaboradas todas ellas con cristales de Swarovski.

Tras su exitoso debut del 2 de agoto de 1947 en Verona, una joven y supersticiosa Maria Callas preguntó con insistencia por el creador de la elegante tiara que la acompañó en su actuación, convencida de que le había traído suerte. El autor de aquella joya, el milanés Ennio Marino Marangoni, elaboró desde entonces seiscientas alhajas para cada una de las puestas en escenas de la más importante soprano del siglo XX.

Reflejo del glamour de La Divina y de su pasión por los diamantes, esmeraldas y rubíes, esta colección realizada por Swarovski reúne algunas de sus joyas más espectaculares, 31 años después de la muerte de la diva. La exposición pone de manifiesto la importancia que la propia soprano otorgaba al conjunto de su atrezzo así como el gusto por la pomposidad de sus atuendos sobre el escenario.

Uno de los ejemplares más llamativos de la colección es una brillante corona de coloridos cristales, elaborado por el diseñador ruso Nicola Benois para la ópera Fedora. Otras de las joyas que se presentan en la muestra son las que la gran soprano escogió para sus puestas en escena de Norma, La Sonnambula, La Traviata, Tosca y Anna Bolena.

La colección, que se expone desde hoy en el Konzerthaus am Gendarmenmarkt de la capital alemana, ya ha sido visitada por más de cuatro millones de personas tras su paso por ciudades como Nueva York, Tokio, Londres o Buenos Aires; una prueba más de la veneración que todavía hoy siente el público por la soprano griega.