Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergi López llega a San Sebastián con 'La Maison'

Es el noveno filme que el actor catalán protagoniza dirigido por su descubridor, el francés Manuel Poirier.- La directora iraní Hana Makhmalbaf presenta 'Buda explotó de vergüenza"

El actor catalán Sergi López ha presentado este sábado en el Festival de cine de San Sebastián La maison (La casa), la novena película que protagoniza a las órdenes del director que le descubrió para el cine hace una década, el francés Manuel Poirier. El filme aborda el desarraigo y el vació a partir de un hombre separado que compra una casa en medio del campo. La segunda película a concurso ha sido Buda explotó de vergüenza, una historia de la iraní Hana Makhmalbaf ambientada en Afganistán.

López y Poirer han creado una sólida complicidad desde su colaboración inicial en Western, la película que hace diez años dio a conocer al actor catalán, que en esta ocasión afronta el papel de un hombre que está a punto de divorciarse y que se encuentra como su nuevo apartamento, vacío y con las paredes llenas de recuerdos, dibujos y fotos de sus tres hijos.

La casa a la que hace referencia el título se la encuentran por casualidad él y un amigo en medio del campo. Está a punto de ser subastada, debido a una deuda impagada, y al entrar en ella y toparse con la carta escrita por una niña, querrá conocer la historia que encierra esa veja casa y a sus jóvenes propietarias. A partir de ese momento, su vida y la del resto de personajes dará un giro.

"Me gusta lo que me dijo un amigo sobre la película: todos somos como casas, con un espacio interior que necesita ser llenado. Y en este sentido, la casa del filme tiene sentidos muy diferentes para cada personaje", ha explicado Sergi López. "Para unos es su pasado, sus raíces; para otros el futuro; y en el caso de mi personaje, significa la búsqueda de un lugar ante el vacío más profundo que siente en su interior".

La infancia en Afganistán

La segunda película a concurso, Buda explotó de vergüenza se sitúa en un Afganistán arrasado por las invasiones, donde sobreviven familias en las cuevas que quedaron cuando los talibanes volaron las gigantescas estatuas de Buda.

La directora iraní Hana Makhmalbaf utiliza el mundo de la infancia, a través de los ojos de una niña, para abordar la sociedad afgana. "Quería mostrar el efecto de la guerra sobre los jóvenes. Si viven esa violencia, la copian y creen que es lo correcto", señaló Makhmalbaf a la prensa tras la proyección.