Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos trabajan para restaurar el 'Cutty Sark' tras el incendio

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo, visita los restos y confía en que el velero pueda ser recuperado

Apagado el fuego que arrasó el lunes parte del histórico velero Cutty Sark, la policía ha empezado la investigación del siniestro, mientras los expertos estudian ya la restauración de esa famosa atracción turística de Londres.

Las fuerzas de seguridad examinan las imágenes de las cámaras de vigilancia instaladas en las inmediaciones del buque, anclado en un dique del barrio de Greenwich, al sudeste de Londres. Simultáneamente, han comenzado a interrogar a testigos para esclarecer el motivo del suceso.

La Fundación Cutty Sark ha informado de que un donante anónimo ha prometido un fondo de 100.000 libras (unos 147.000 euros) para la restauración de la embarcación decimonónica. Los esfuerzos por reconstruir el velero se han visto impulsados por la visita del príncipe Felipe, duque de Edimburgo y esposo de la reina Isabel II, a los restos chamuscados.

El duque de Edimburgo, presidente de la Fundación Cutty Sark ha descrito el fuego como una "verdadera pena", pero ha expresado alivio porque una gran parte del barco, retirada previamente para su restauración, se ha podido salvar de las llamas. Según el director ejecutivo de la citada fundación, Richard Doughty, se han salvado el mástil, el castillo y gran parte del tablazón de la cubierta del buque, entre otras cosas.

El incendio del Cutty Sark, auténtico icono de la historia de la navegación a vela, se declaró en la madrugada del domingo al lunes y las llamas, algunas de hasta 30 metros de altura, se extendieron rápidamente por las cuadernas y el casco del barco. Hasta unos cuarenta bomberos tuvieron que emplearse a fondo para sofocar el fuego, que no quedó controlado hasta pasadas más de dos horas. Ninguna persona resultó herida en el siniestro, que sí causó pérdidas materiales millonarias.

El velero, construido en 1869 en los astilleros de la empresa Scott & Linton (Escocia), estuvo en un principio destinado al transporte de té desde China y debía ser el más rápido de su clase para llegar al Reino Unido con las primeras hojas de té del año.