Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Alhambra descubre su mayor torre

El Patronato del recinto nazarí abre al público la Torre de los Picos

La Torre de los Picos, en primer término.
La Torre de los Picos, en primer término.

El Patronato de la Alhambra y el Generalife abre al público durante el mes de abril la Torres de los Picos, una de las de mayor tamaño en planta junto a la de Comares, que se puede visitar los martes, miércoles y jueves de manera excepcional, ya que habitualmente está cerrada por motivos de conservación. Más de 1.300.000 personas visitan al año la fortaleza roja. Esta torre defensiva y usada además como vivienda tiene tres pisos y es conocida con este nombre por sus almenas terminadas con pirámides de ladrillo. Construida a fines del s. XIII o comienzos del XIV, sorprende por su arquitectura gótica, sin que se sepa claramente a qué se debe.

Así, de 8.30 horas a 20.00 horas los turistas que accedan al más impresionante monumento de la arquitectura nazarí -declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad año 1984- y presenten su entrada podrán acceder durante abril a la Torre de los Picos, dentro del espacio del mes, según informa el Patronato en una nota de prensa. Esta torre forma un conjunto misterioso y fantástico que inspiró a Washington Irving para describir al poderoso y rico judío Almamen, que se escondía por este paraje para buscar la venganza contra el seductor de su hija.

La Torre de los Picos, situada en la muralla de la fortaleza roja y ante los jardines del Partal, es obra de Yusuf I (1333-1354) -quien también mandó construir en la Alhambra la Torre de la Cautiva, la Torre del Cadí, el Torreón de Comares, la Puerta de las Armas, la Puerta de la Justicia y el Oratorio del Partal- y es una construcción defensiva que guarda la Puerta de Hierro.

Los tesoros escondidos

Cuenta en su interior con tres cuerpos en los que destacan las yeserías y pinturas y sus dos bóvedas, una esquifada en la segunda planta y otra con cuatro nervios, en la segunda. A diferencia de otras torres edificadas para un uso militar o defensivo, la Torre de los Picos es un claro ejemplo de torre-vivienda, ya que en su interior destacan yeserías y pinturas que revelan su uso como espacio habitable. Las torres cercanas a la de los Picos, como la de la Cautiva o la de las Infantas, combinan el mismo carácter defensivo en su exterior con el de vivienda en su interior.

Sin embargo, la Torre de los Picos, además de por estas características, destaca por su función en el entramado urbanístico de la Alhambra. Bajo sus pies defiende una de las puertas principales de acceso desde el exterior al recinto la Puerta del Arrabal, que se abría a la conocida como Cuesta de los Chinos -por los cantos rodados del piso-, la cual conecta el recinto de la Alhambra con el barrio del Albaicín. Así, quien salía por aquí podía ir al Sacromonte y salir sin pasar por la ciudad.

También permitía el acceso al Generalife desde el interior del recinto fortificado al comunicar rápidamente las torres de la Cautiva y de las Infantas con el Barranco del Rey Chico y de ahí acceder a la Torre del Agua, en cuyas proximidades se encontraba el antiguo acceso al Generalife. Tras la conquista cristiana todo este entorno fue muy modificado. Los visitantes sólo podrán contemplar el interior de la torre durante este mes y luego volverá a cerrarse de nuevo. Gran parte de los tesoros de la Alhambra, contemporánea de la catedral de Colonia y de la abadía de Westminster, permanecen ocultos para evitar su deterioro.