Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mika aterriza en España

Sale a la venta el primer disco del último fenómeno espontáneo de la música británica

Nacido en Líbano, de nacionalidad británica y con 23 años, Mika Penniman se aposentó durante cinco semanas en el número uno de las listas británicas con Grace Kelly, el primer sencillo de su disco colorista Life in Cartoon Motion, un éxito fraguado en la red que ahora llega, ya como CD, al mercado español. Su éxito no llama la atención sólo por sus espectaculares cifras de ventas, sino porque antes de tener un contrato discográfico, medio millón de personas ya habían oído su trabajo gracias a la página MySpace, lo que le ha convertido en la consagración definitiva de una nueva vía hacia la popularidad que ya disfrutaron Artic Monkeys y Lily Allen.

Su propuesta supera la faceta meramente musical y se amplía a una estética y una actitud. Nacido en Beirut y residente en Londres, ofrece en Life in Cartoon Motion (Universal) alegres melodías de muchos colores y múltiples influencias, desde Freddie Mercury a Bob Dylan, pasando por Serge Gainsbourg y Prince. Durante cinco años estuvo llamando a discográficas sin éxito. El público alternativo me marginó por mi obsesión por las buenas melodías, mientras las grandes discográficas me rechazaron por considerarme demasiado raro", explicó al periódico inglés The Independent. Finalmente Mika dio la vuelta a la situación y acabó gustando a todos.

Al piano en zapatillas

Toca el piano de cola con zapatillas, mezcla la bohemia con el barroco, lo despeinado con lo impecable, lo femenino con lo masculino y las referencias con la innovación, un cóctel del que la primera muestra es Grace Kelly, un canto a la libertad. Esta canción se lanzó como primer single y en su videoclip -que sigue siendo el favorito de los británicos en el canal de música de Yahoo!- Mika desarrolla los gestos de Jagger, la elasticidad vocal de Mercury y un catálogo de arreglos que la convierten en algo más que una canción de pop británico pegadizo.

"En el colegio nunca encontré mi sitio, así que me metí en el mundo de la música a una edad muy temprana", explica en su perfil en la red, visitado ya por tres millones de personas. "No fue por ambición", prosigue, "sino porque para mí era una manera fácil de contar una historia, hacer una broma o plasmar la realidad, que mediante una canción resulta menos incomoda".

Así, ante canciones como Billy Brown -en la que habla de un hombre que descubre su homosexualidad- o Relax, take it easy, pide "disculpas por adelantado a aquella gente cuyas historias" tomó "prestadas", pero a las que ha convertido en "una caricatura". Life in Cartoon Motion, que en inglés significa "la vida en dibujos animados", cuenta estas pequeñas anécdotas con "descaro y arrogancia" -según el editor de la revista británica Q-, utilizando diferentes estilos que auparon el disco al número uno en Reino Unido en sólo 15 días.

El artista más prometedor

Además del público, también la prensa especializada se plegó a los encantos de este collage musical y cultural, y designaron a Mika como el artista más prometedor del año en la prestigiosa encuesta anual que realiza la BBC entre más de 130 profesionales de la música y los medios de comunicación británicos. Para sumar brillo a su estrella, su biografía está cargada de aventuras, como su huida de la guerra civil libanesa a Kuwait y París antes de establecerse en Londres, donde ya con nueve años decidió dedicarse a la música y se formó en el Royal College of Music.

Ahora, el público espera con ansia su segundo sencillo, Love today, en el que se acerca más al glam, mientras que My interpretation entronca con la balada pop convencional, Lollypop es una bailable canción de los años sesenta, Happy Ending coquetea con el soul y Over my shoulder combina la solemnidad íntima de un piano clásico -del que es un virtuoso- con el falsete de Mika llevado a su máxima expresión. Todas estas canciones pueden formar parte del único concierto que Mika ofrecerá en España -14 de abril en Madrid- y que, antes de la llegada del disco a las tiendas, ya habían colgado el cartel de no hay entradas.