Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Larga vida a la noche de Max Estrella

Los 'cofrades' reivindican el "teatro de los ciudadanos"

La X edición de la Noche de Max Estrella comenzó puntual en el Pretil de los Consejos su singular recorrido por las calles de Madrid, seguido por una variopinta comitiva y reivindicando, esta vez, el "teatro de los ciudadanos, y no de los consumidores". La Noche de Max Estrella es un recorrido por el Madrid que Valle-Inclán retrató en Luces de Bohemia y por otros lugares emblemáticos de la ciudad, que hasta ahora se ha celebrado en abril -con motivo del Día del Libro-, pero que este año se ha adelantado para conmemorar el Día Mundial del Teatro, que se festeja este martes.

"Después de 10 años, la Noche de Max Estrella está calando en la ciudadanía, porque el teatro es del ciudadano, no del consumidor", comentaba minutos antes de comenzar el recorrido Ignacio Amestoy, director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD), y uno de los fundadores de esta iniciativa que organiza el Círculo de Bellas Artes. Tras la bienvenida con la que Amestoy, maestro de ceremonias, recibe a los "cofrades" -como se llaman a sí mismos los participantes en esta iniciativa-, el catedrático de la Universidad Complutense Javier Huerta dio el pistoletazo de salida al grito de "¡Larga vida a la Noche de Max Estrella!" y calificando a "Luces de Bohemia" de "tragedia como la copa de un pino".

El Madrid más castizo

Tras esta primera parada, los participantes continuaron hacia la casa donde se suicidó Larra, donde cada año el crítico Enrique Centeno coloca unas flores. Y tras el sonido de repicar de una campana, los "cofrades" siguieron disfrutando de otras paradas por el Madrid más castizo, amenizados por las intervenciones de personalidades del mundo del teatro, como el director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, Eduardo Vasco, quien recordó la "diabólica vida" de los comediantes, por tantos años perseguida, junto a la que fue la casa de Calderón de la Barca.

Frente a la chocolatería de San Ginés, se midieron las nuevas tendencias de las artes escénicas con la tradición, gracias a la aplaudida intervención del director del Festival Escena Contemporánea, Roberto Cerdá, y el actor Alberto Giménez, mientras que el último Premio Nacional de Literatura Dramática, Santiago Martín Bermúdez, se vio ante el "aprieto incalculable" de hacer una loa a Lope de Vega en la calle Mayor. Entre los participantes de esta noche figuran también el periodista Moncho Alpuente y el candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, según los organizadores.

La comitiva termina su recorrido cantando El Babilonio, el himno de los "cofrades", en el teatro Fernando de Rojas del Círculo de Bellas Artes, que invita en el Salón de Baile a una chocolatada para reponer fuerzas.

Pasada la noche, el académico Francisco Nieva -Premio Nacional de Teatro y Premio Príncipe de Asturias- es el encargado de leer el mensaje para España del Día Mundial del Teatro en el Claustro del Museo Nacional del Teatro de Almagro; allí también estarán Concha Velasco, Héctor Colomé y actores de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Teatro hasta la madrugada

Y el jueves, 45 teatros de Madrid amplían su programación para unirse a la celebración mundial. Representaciones, danza y performances en las calles y plazas, improvisaciones y "combates de teatro joven" son otras de las opciones para disfrutar de esta noche, que se prolongará desde las 17.00 horas a la una de la madrugada.