Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Garzón inspira una nueva versión de 'La vida es sueño' en Nueva York

El texto de Calderón permite reflexionar sobre los derechos humanos, de los cuales el magistrado es un defensor ejemplar, según la productora

El juez español Baltasar Garzón ha inspirado una nueva versión de La vida es sueño, de Calderón de la Barca, centrada en la defensa de los derechos humanos, que se representará en Nueva York del 29 al 31 de marzo.

La nueva versión de este clásico del teatro del Siglo de Oro, que será bilingüe y se titulará Life is a dream, se centrará "a la situación de los inmigrantes y la Justicia en Estados Unidos", según ha señalado la autora, Puy Navarro, actriz y productora española. Navarro sostiene que Garzón le ha inspirado este proyecto, que cuenta con el apoyo de Amnistía Internacional.

"Asistí a las conferencias políticas sobre derechos humanos que Garzón impartió el curso pasado en la Universidad de Nueva York y leía La vida es sueño. Gracias al contenido de las conferencias supe qué quería decir en este proyecto. Garzón fue el catalizador de esta versión", asegura. La compañía The Culture Project y los productores Francisco Reyes y la misma Puy Navarro producen esta adaptación.

Para la autora, el tema de la nueva obra son los derechos humanos, que son vulnerados en la situación que padece cada personaje del clásico. Segismundo aparece encarcelado de manera injusta, "como en Guantánamo"; Rosaura y Clarín llegan a EE UU buscando justicia "como los inmigrantes latinoamericanos que llegan con muchas esperanzas"; y Basilio, que personaliza "el gran poder".

Navarro considera la nueva obra como un modo de preservar "el legado de las conferencias de Garzón en Nueva York", y añade que el texto respeta, además del lenguaje original del siglo XVII, los temas tratados, como "la justicia social, la democracia y el traspaso de fronteras".

"Esta obra pretende ser un puente de comunicación entre la política y el arte. Debemos hablar de lo que pasa hoy en día y de lo que pasó en el mundo en cuestión de derechos humanos, y promover el desarrollo de ideas y la esperanza de que se produzca un cambio", dijo.

Life is a dream cuenta con la dirección de Cecil Mackinnon y con la coreografía de Barbara Allen. La adaptación se define como "un poema virtual", ya que su escenografía se consigue a través de vídeo proyecciones.