Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperado el 'goya' robado en EE UU durante su traslado al Guggenheim de Nueva York

El cuadro se encuentra "en buenas condiciones y parece que no está dañado", según el FBI

El FBI ha recuperado hoy en Nueva Jersey el cuadro de Francisco de Goya Niños en el carretón (1778), que fue robado la pasada semana durante su traslado desde el Museo de Arte de Toledo (Ohio), al que pertenece, al Guggenheim de Nueva York, donde iba a participar en una retrospectiva de pintura española. La agente especial Jerria Williams, del FBI, ha explicado que la obra "fue recuperada en buenas condiciones y parece que no está dañada".

El cuadro regresará al Museo de Arte de Toledo de Ohio, según han anunciado los responsables del dicho museo en un comunicado conjunto con el Guggenheim de Nueva York, que durante estos días mantiene la exhibición Pintura Española del Greco a Picaso: Tiempo, Verdad e Historia.

"Estamos extasiados tras conocer que la pintura ha sido recuperada, y estamos ansiosos de devolver el Goya a casa y compartirlo con nuestra comunidad", dijo el director del Museo de Toledo, Don Bacigalupi. Para la directora del Guggenheim, Lisa Dennison, el éxito de la exposición de pintura española, inaugurada el pasado jueves, "es todavía más dulce tras conocer que se ha recuperado este tesoro" del arte.

50.000 dólares de recompensa

La compañía aseguradora había ofrecido una recompensa de 50.000 dólares (unos 37.500 euros) a quienes aportasen información sobre el paradero del famoso óleo del pintor español. La obra de arte está asegurada en 1,1 millones de dólares y pertenece a la primera etapa del pintor aragonés. La obra fue localizada después de que un ciudadano, del fue no se ha facilitado el nombre, llamara al número de teléfono habilitado por el FBI para obtener información fiable, bajo la promesa de una gratificación de 50.000 dólares.

El cuadro fue robado mientras dormía sin vigilancia en el parking del hotel Howard Johnsson Inn, cerca de Bartonsville (Pensilvania). Los transportistas decidieron hacer noche allí para evitar llegar "demasiado pronto" a su destino. El cuadro, embalado y cerrado bajo varios candados en una furgoneta sin identificar, desapareció entre las once de la noche y las seis de la mañana, hora en la que los transportistas encontraron el vehículo vacío y con las cerraduras forzadas. Según el manager del hotel, la furgoneta estuvo aparcada toda la noche en un parking sin luz y sin vigilancia, lo que significaría que los transportistas rompieron una de las normas básicas del transporte de obras de arte, que exige que estén vigiladas en todo momento.