Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El museo Munch muestra 'El grito' y 'Madonna' por primera vez tras su recuperación

Los cuadros presentan desperfectos y serán exhibidos otra vez a partir de otoño

El Museo Munch de Oslo ha difundido en su página web las primeras imágenes de los cuadros El grito y Madonna, robados hace más de dos años y recuperados este verano. Las obras han sufrido desperfectos -claramente visibles en el caso de Madonna- por lo que deberán ser restaurados. Sin embargo, antes de comenzar este proceso, el próximo otoño, serán expuestos al público durante un corto periodo de tiempo, según los responsables del museo.

Gro Balas, directora de la delegación de cultura y deportes de Oslo, no ha precisado la fecha en que serán expuestos por razones de seguridad. Técnicos de la policía y del museo del pintor Edvard Munch, situado en Toeyen, han examinado las pinturas, que presentan "daños que exigen un trabajo de restauración comprensivo y de larga duración".

El grito es considerado como la obra más significativa y conocida de la producción de Munch. El autor, describió alguna vez las circunstancias de su creación: "Una noche anduve por un camino. Por debajo de mí estaban la ciudad y los fiordos. Estaba cansado y enfermo. Me quedé mirando el fiordo, el sol se estaba poniendo. Las nubes se tiñeron de rojo como la sangre. Sentí como un grito a través de la naturaleza. Me pareció oír un grito. Pinté este cuadro, pinté las nubes como sangre verdadera. Los colores gritaban".

Madonna es el más dañado de los cuadros, presentando dos rasguños en la parte inferior izquierda, y un agujero del tamaño de una moneda de veinte coronas noruegas, un par de centímetros aproximadamente. El grito, por su parte, tiene una pequeña arruga en uno de los ángulos, como consecuencia de un golpe que sufrió cuando los ladrones huían en un coche que los esperaba en las inmediaciones del museo.

En el robo del 22 de agosto de 2004 participaron tres asaltantes. Dos de ellos fueron detenidos. El tercero, que esperaba en las proximidades del museo al volante de un vehículo preparado para la huida, sigue libre. Tal como sucede en estos casos, junto con la condena se exigió a los autores del robo una indemnización por el valor estimado de los cuadros (750 millones de coronas, unos 75 millones de euros) en favor de la Comuna de Oslo.