Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El historiador Paul Preston se muestra en contra de la retirada de todos los símbolos franquistas

El hispanista cree que "ni el olvido trae reconciliación ni la memoria venganza"

San Lorenzo de El Escorial

El historiador hispanista británico Paul Preston ha calificado hoy la nueva ley sobre la Memoria Histórica como un "paso muy importante" para la historia de España, a pesar de que es consciente de que existe un sector que puede sentirse "insatisfecho" con el alcance del texto. Sin embargo, el historiador se ha mostrado a favor de "mantener como lugar histórico el Valle de los Caídos" si existen las "explicaciones adecuadas".

En el mismo sentido, ha destacado que si él hubiera escrito la Ley "no hubiera prohibido el Cara el Sol" ni "hubiera estado a favor de destruir las estatuas de Franco" porque "por mucho que nos duela, es una parte muy importante de la historia". Preston ha destacado que en España hay una brecha pero que lo lamentable es que hay gente que no sabe que "el olvido no significa reconciliación y la memoria no es igual a venganza".

Preston ha hecho estas declaraciones antes de intervenir en los Cursos de Verano de la Universidad Complutense en El Escorial con la conferencia Historiador, el gran manipulador: Franco y los medios de comunicación, en la que ha analizado los diferentes recursos propagandísticos de los que se sirvió Franco para ascender y mantenerse en el poder.

El hispanista se ha mostrado partidario de un "revisionismo del franquismo y de sus consecuencias", ya que se han estudiado nuevos documentos y nuevos enfoques, pero ha rechazado la retirada de las estatuas de Franco u otros símbolos de la dictadura, por ser "una parte muy importante de la historia de España".

"La Cruz de los Caídos y otros monumentos no deben desaparecer, la cuestión es tener las explicaciones adecuadas", ha señalado Preston, que ha explicado que en el caso de la Cruz se debería recordar que fue construida por presos republicanos, de los que murieron bastantes, y podría convertirse en una "conmemoración a los muertos de ambos bandos en la guerra".

Recordar para que no se repita

Autor de La guerra civil española (1987), Preston ha insistido en que no se trata de glorificar a la dictadura con estos monumentos, sino de "recordar un episodio oscuro de nuestra historia para que no vuelva a suceder", así como de explicar que Franco llegó al poder mediante un golpe de estado y se mantuvo en él gracias a una "represión terrible".

El historiador ha considerado las "tensiones y crispaciones que experimenta España actualmente" como parte inevitable de un momento necesario de su historia: el revisionismo, pero que le "extrañaría que dentro de 10 años siguiera candente".