Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat devuelve con condiciones 113 obras de arte sacro a Aragón

Exige la creación de un órgano de gestión y la apertura de sedes museísticas tanto en Cataluña como Aragón

La Generalitat catalana ha autorizado al obispado de Lleida a entregar al de Barbastro-Monzón las 113 obras sacras del Museo Diocesano leridano que le reclama, aunque exige que se preserve la unidad e integridad de la colección mediante un órgano de gestión en el que estén representadas las partes interesadas.

La consellera de Cultura, Caterina Mieras, ha anunciado hoy en Lleida que su departamento ha autorizado de forma parcial a disponer de estos bienes "siempre y cuando se cumplan una serie de medidas para garantizar la unidad y la integridad de la colección".

Entre estas condiciones, destaca la creación de un órgano de gestión de la colección del Museo "de carácter ejecutivo y decisorio en el que estén representadas todas las partes afectadas en este conflicto", así como la apertura de más de una sede museística "a fin de que haya dualidad de sedes en el territorio catalán y el aragonés".

La Generalitat reclama también que se edite un catálogo único del conjunto de las obras, que se establezca una política conjunta de itinerancia de obras o exposiciones y que se acuerde la creación de itinerarios de turismo rural que contribuyan a difundir y prestigiar los valores de su patrimonio cultural. Además, exige que se cree un patronato "propositivo y consultivo" integrado por todas las partes que debe impulsar todos los otros compromisos.

Plazo indeterminado

El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Millán, ha expresado su confianza en el cumplimiento de la decisión por parte del obispo de Lleida, Francesc Xavier Ciuraneta, sobre el retorno de los bienes de las parroquias oscenses segregadas de la Diócesis de Lleida, a la vez que se ha mostrado sorprendido de que la Administración catalana haya autorizado la devolución.

Millán, que ha asegurado desconocer el contenido de la resolución de la Generalitat, ha rechazado precisar el plazo de tiempo que exigirá el proceso de reintegro de los bienes y ha manifestado que la autorización posibilitará, tanto la devolución de las 113 piezas incluidas en el listado de piezas a devolver, como la de otras obras consideradas propiedad de la Diócesis todavía no localizadas.

Un paso "trascendental"

Por otra parte, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, ha considerado la decisión de la Generalitat "un paso trascendental" para desbloquear definitivamente el contencioso, pero ha manifestado que "habrá que ver lo que dice Ciuraneta y esperar a que esté dispuesto a cumplir con las sentencias del tribunal Supremo de la Signatura Apostólica".

La decisión no ha tenido la misma aceptación por el presidente de la Diputación de Lleida, Isidre Gavin, que ha manifestado que esta institución "llegará hasta los tribunales" porque con ella "se vulneran los acuerdos tomados por el Consorcio" y se crean las bases para que la colección se disgregue".

La resolución de Cultura responde a la petición formulada el pasado 14 de octubre por el Obispado de Lleida, para que la administración concediera o denegara la necesaria autorización para disponer de las piezas que se encuentran en el Museo Diocesano de Lleida, con el objeto de poder entregarlas luego al Obispado de Barbastro-Monzón, tal y como ordenó el Vaticano.