Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La española María Ugarte recibe el Premio Nacional de Literatura de República Dominicana

La española María Ugarte recibió la noche del pasado martes el certificado y la medalla que la reconocen como ganadora del Premio Nacional de Literatura de República Dominicana en su edición de 2006.

Ugarte, nacida en Segovia en 1914 y que llegó al país caribeño en 1940 como exiliada de la Guerra Civil, recibió el galardón de manos de José Rafael Lantigua, ministro de Cultura, y de José Luis Corripio, presidente de la Fundación que lleva su apellido, como máximos responsables de las entidades auspiciadoras del certamen. La escritora se mostró "inmensamente alegre" por el premio, que le fue entregado en el Teatro Nacional de Santo Domingo.

María Ugarte, que fue reconocida en diciembre como "patrimonio cultural viviente" del país, recibió el galardon justo en la víspera de cumplir 92 años. El premio reconoce, entre otros aspectos, su "decisiva contribución a la cultura dominicana en los campos de la literatura, la crítica literaria, el periodismo y la investigación histórica".

Con una voz impregnada de la soltura y el desparpajo propios de una jovencita de 20 años y con un marcado acento español, esta alumna de Antonio Machado y de Ortega y Gasset, y compañera de estudios de Julián Marías en la carrera de Filosofía y Letras que cursó en la Complutense de Madrid, dijo que se sentía "tan sorprendida como emocionada".

"Alcanzar este importante galardón se ha hecho posible gracias a que mi obra, en su totalidad, se ha basado siempre en el gran amor que he sentido hacia la gente y las cosas de esta tierra", dijo. Y puntualizó que "la cultura, el arte y las costumbres de este país han servido de inspiración para todos mis trabajos".

Dominicana desde 1950

Ugarte obtuvo la ciudadanía dominicana en 1950, dos años después de pasar a formar parte del equipo del diario El Caribe, en el que ejerció como periodista y se destacó como responsable de su suplemento cultural hasta el año 2000.

En su discurso, el más corto de los que se oyeron durante la noche, la escritora mencionó nombres de personas que han marcado su vida desde su llegada a Santo Domingo. Fue el breve momento para el recuerdo en una intervención en la que afirmó haber disfrutado de su trabajo "a plenitud, como una muestra de agradecimiento a la vez a la generosidad" del país que la acogió.

El punto y final puso en pie a las más de 300 personas presentes, quienes con su aplauso homenajearon a una mujer que recibió todo tipo de halagos en el preámbulo de la entrega del premio.

Jacinto Gimbernard, director ejecutivo de la Fundación Corripio, coauspiciadora del galardón, la calificó como "símbolo cultural y un ejemplo de incesante valor para República Dominicana". La escritora Jeannette Miller, una de sus pupilas, destacó su obra —en la que se encuentran títulos como Monumentos coloniales, Prats-Ventós, 1925-1999 o Arte dominicano— como una que "ha trascendido y aportado a múltiples campos de nuestra cultura, proponiendo la calidad de un estilo a partir del cual se han formado muchas de las mejores corrientes de la prosa nacional".

José Rafael Lantigua, ministro de Cultura, reconoció que "la trayectoria de toda una vida consagrada al ejercicio del pensamiento, de la creación literaria, del análisis y la investigación cultural, se honra con esta presea, que ejemplariza ante el país, una conducta y una vocación destinadas al oficio intelectual". Al final de su intervención, se refirió a un proyecto que ha diseñado su cartera para "otorgar anualmente un premio que lleve el nombre de María Ugarte, dedicado exclusivamente a los mejores cultores y difusores de la historia colonial, como un modo de honrar a esta ilustre dama y a los que, como ella, se han empeñado en estudiar, valorar y rescatar tan fundamental periodo histórico".