Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dramaturgo británico Harold Pinter, premio Nobel de Literatura

Considerado uno de los autores teatrales más importantes del siglo XX, el escritor, de 75 años, se ha mostrado muy crítico con la política belicista de Blair

La Academia Sueca de la Lengua ha decidido por segundo año consecutivo conceder el Premio Nobel de Literatura a un europeo. Si en 2004 recayó en la escritora austriaca Elfriede Jelinek, en una concesión no exenta de polémica, este año ha sido para el británico Harold Pinter, de 75 años, "máximo exponente del teatro dramático inglés de la segunda mitad del siglo XX", ha destacado la Academia.

En su argumentación, la Academia destaca que Pinter ha sido galardonado por sus "obras, en las que descubre el precipicio que hay detrás de los balbuceos cotidianos y que irrumpe en los espacios cerrados de la opresión".

Pinter se ha declarado "conmovido" y "abrumado" por el galardón. "No he tenido tiempo de pensar sobre eso, pero estoy muy conmovido. Es algo que no esperaba para nada en ningún momento", ha señalado a los periodistas reunidos a la puerta de su casa en Londres. Interrogado sobre por qué creía que le habían dado el premio, ha dicho: "Eso me pregunto yo".

Nacido en Londres en 1930, Pinter se crió en un barrio del este de la capital británica poblado por familias obreras y trabajadores inmigrantes, una experiencia vital que se ve reflejada en muchas de sus obras. Tras ingresar en la Royal Academy of Dramatic Art, en 1950 publicó su primer poemario, titulado Poetry London.

Durante los años cincuenta recorrió Irlanda y parte de Reino Unido para representar obras teatrales, en las que él mismo participó como actor con el sobrenombre de David Baron. En 1957 publicó su primer drama, The Room, al que seguirían The Birthday Party (1958), The Caretaker (1959), The Lover (1963), Landscape (1967), Silence (1969), Viejos tiempos (1971) y One for the Road (1984), hasta un total de 29 obras teatrales. En España, Pinter ha sido traducido sobre todo al catalán y en la lista que publica la Agencia española de ISBN, dependiente del Ministerio de Cultura, sólo figuran en castellano Polvo eres, Luz de luna, Tiempo de fiesta y Lenguaje de la montaña.

Duro oponente a las políticas belicistas de Bush y Blair

En 2002 sufrió una operación de cáncer, de la que salió con éxito, y ese mismo año, durante su discurso como doctor Honoris causa por la Universidad de Turín, se declaró claramente en contra de la guerra en Irak y denunció "la pesadilla de la histeria, ignorancia, arrogancia, estupidez y beligerancia" de Estados Unidos, país al que acusó de desarrollar "sistemas avanzados de armas de destrucción masiva" que se prepara para usar "cuando lo considere oportuno".

Perteneciente a la generación de los Jóvenes Airados británicos, del primer ministro de Reino Unido, Tony Blair, llegó a decir que era un "criminal de guerra" y se refirió a Estados Unidos como un país "dirigido por una pandilla de delincuentes". En 2003 publicó una colección de poemas antibelicistas que tituló War (Guerra). El pasado mes de marzo anunció su retirada de la actividad creativa para dedicarse, a tiempo completo, a criticar la "preocupante" forma de actuar de los políticos. No obstante, precisó que su abandono se limitaría al teatro y seguiría escribiendo poesía.

Premio con polémica

El año pasado, la Academia concedió el Nobel de Literatura a la austriaca Elfriede Jelinek, una concesión controvertida que ha llevado a uno de los miembros de la Academia Sueca a abandonar esta entidad. En los últimos diez años, el Nobel de Literatura sólo ha recaído en tres ocasiones en ciudadanos de origen no europeo: el triniteño nacionalizado británico V.S. Naipaul, el surafricano J.M. Coetzee y el chino Gao Xingyang, nacionalizado francés.

Un año más, las letras hispanoamericanas no se han visto premiadas con el reconocimiento a dos clásicos en las quinielas para el Nobel de Literatura, el peruano Mario Vargas Llosa y el mexicano Carlos Fuentes, aunque sus nombres sonaban con menos fuerza este año. Desde que el mexicano Octavio Paz recibiera el galardón en 1990, un año después que el español Camilo José Cela, ningún escritor en lengua castellana ha recibido el Nobel.

La elección del Nobel de Literatura de este año ha venido envuelta de cierta polémica por la concesión del premio el año pasado a Jelinek. Uno de los miembros de la Academia, el reputado profesor Knut Ahnlund, publicó recientemente en el periódico Svenska Dagbladet un duro ataque contra ella, considerando que su elección había causado al Nobel "un daño irreparable" por la escasa calidad de su obra. Ahnlund dirigió también su diatriba contra sus compañeros de la Academia y sus métodos de trabajo y se dio por excluido de la misma, cuyos 18 miembros son vitalicios. Las críticas del profesor y crítico sueco han vuelto a poner en cuestión los métodos de un organismo rodeado por el secretismo y cuyos criterios de elección no siempre han sido bien entendidos.

El de Literatura cierra la serie de Premios Nobel de este año. Dotado con 1,1 millones de euros, será entregado, junto con los demás galardones, el próximo 10 de diciembre en una solemne ceremonia en Estocolmo, fecha del aniversario de la muerte del fundador de los premios, Alfred Nobel.