Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Farruquito, condenado a 16 meses de prisión por atropellar mortalmente a un peatón

La sentencia lo libra de la cárcel e incluye el pago de una indemnización de 102.000 euros a la viuda de la víctima

El bailaor Juan Manuel Fernández Montoya Farruquito ha sido condenado a dos penas de ocho meses de prisión por delitos de imprudencia y omisión del deber de socorro tras atropellar mortalmente a un peatón en septiembre de 2003 en Sevilla.

La sentencia del juzgado penal ocho de Sevilla, notificada hoy a las partes, impone al bailaor una pena mínima con respecto a los cuatro años y un mes de prisión que había pedido el fiscal en el juicio. Además, incluye el pago de una indemnización de 102.000 euros a la viuda de la víctima y dos indemnizaciones de 8.200 euros a sus padres.

El veredicto absuelve a los cinco restantes acusados, que habían sido imputados de urdir una trama para inculpar del atropello al hermano menor del bailaor. La juez ha decretado la nulidad total de las escuchas telefónicas de la Policía en las que se basaron estas acusaciones.

Al parecer, Farruquito "se ha emocionado" cuando su abogado le ha comunicado por teléfono la pena mínima que le ha impuesto un juzgado de Sevilla, que le libra de la cárcel. El bailaor recibió la noticia en Barcelona, donde se encuentra por motivos de trabajo.

La sentencia contiene la curiosidad de haber aplicado a Farruquito la atenuante de confesión de los hechos a pesar de que sólo lo reconoció seis meses después del atropello y cuando ya había sido descubierto por la Policía. Esto se debe a que la juez, al anular las escuchas telefónicas en que se basaron las investigaciones, considera la confesión como la primera noticia que se tuvo de lo acaecido.

Las dos penas de ocho meses impuestas por los delitos de homicidio por imprudencia y omisión del deber de socorro significan que el bailaor no tendrá que ingresar en la cárcel, ya que, además de carecer de antecedentes, se ha declarado dispuesto desde el primer momento a abonar las indemnizaciones a la familia de la víctima.