Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metallica arrastra a una marea de 32.000 personas hasta Zaragoza

El grupo tocó ayer en La Romareda temas de último trabajo 'St Anger'

La Romareda dejo de ser blanca y azul. El estadio de fútbol de Zaragoza perdió los colores de su equipo y se volvió negro: negro heavy, negro cuero, negro camiseta. Una marea oscura y picada inundó el recinto: más de 32.000 personas se entregaron a Metallica en su único concierto de esta gira en España.

El grupo californiano apareció en el escenario precedido por la banda sonora del El bueno, el feo y el malo que se proyectaba en las pantallas laterales. Antes, a las 20.50, Slipknot un grupo californiano de new metal y con entidad suficiente para ser teloneados y no teloneros, calentó el campo. A las 21.30 los galeses Lostprophets tomaron el relevo.

Metallica tocó varios temas de su último disco St Anger sin dejar atrás clásicos como Nothing else matters y Battery. La banda de Chester Bennin subió al escenario a las 22.50 (20 minutos más tarde de lo acordado), descargó su música y a la 1.20 Seek and destroy puso fin al concierto con un espectáculo de luces, fuego y juegos pirotécnicos.

A Zaragoza llegaron seguidores de toda España en más de un centenar de autobuses, además de los que se desplazaron en coche. Más de 50 de estos espectadores fueron atendidos por los servicios sanitarios, en su mayor parte por traumatismos y fracturas aunque también hubo quien se intoxicó "por la mezcla de alcohol con sustancias alucinógenas", lo que obligó a trasladar a tres personas a un hospital cercano, según han informado fuentes de la Cruz Roja.

Bisbal, tan cerca pero tan lejos

Pero ayer en Zaragoza había para todos los gustos. David Bisbal llenó el Pabellón Príncipe Felipe con más de 8.000 espectadores y, en la vecina localidad de La Muela, La Oreja de Van Gogh hizo lo propio.