Muere la leyenda del cante La Paquera de Jerez

La cantaora estaba ingresada por una trombosis

La cantaora Francisca Méndez Garrido, La Paquera de Jerez, una de las últimas leyendas del cante jondo, ha muerto hoy a los 70 años en la Clínica de Asisa de Jerez de la Frontera (Cádiz), en la que estaba ingresada desde hacía más de quince días. Su voz se caracterizaba por la fuerza y por su especial manera de arrancarse por bulerías.

Una subida de glucosa, que hace unos días le provocó una trombosis, ha acabado con la voz de esta gaditana, que ha muerto en su ciudad natal, lugar en el que inició también su carrera artística siendo muy niña. La capilla ardiente quedará instalada a partir de las nueve de la noche en el Cabildo Antiguo de esta localidad.

Hija de gitano y paya, pertenecía a una familia de tradición cantaora, los Méndez. Un clan artístico asentado en el barrio jerezano de San Miguel, ya que era sobrina de El Pili, hermana de Alonso Méndez y de Margari Méndez y tía de Las Paqueras, por lo que con diecisiete años, Francisca cantaba ya en público, sobre todo en fiestas íntimas de su ciudad natal, obteniendo así una gran popularidad entre su gente.

La Paquera de Jerez obtuvo el Premio Niña de los Peines, en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba de 1971, y la Copa de Jerez de la Cátedra de Flamencología, además del premio Compás del Cante, concedido por la Fundación Cruzcampo. El Ayuntamiento de Jerez la nombrará mañana hija predilecta de la ciudad.

Lo más visto en...

Top 50